¿Cuál fue el primer templo construido en Latinoamérica?

julio 10, 2014 • Acerca de los mormones, Creencias básicas mormonas, mormonismo • Views: 5820

Para el gozo de los Santos de los Últimos Días de América del sur, conocidos pora algunos como mormones, en el año de 1975 el presidente de entonces de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, inadvertidamente llamada como Iglesia Mormona, Spencer W. Kimball anuncia en una conferencia especial la construcción del primer templo de Latinoamérica y este sería construido en la ciudad de Sao Paulo, Brasil.

Para la época Brasil contaba con más de 208 mil miembros y gracias a su fidelidad, Dios bendijo a ese pueblo con la construcción del Templo número 19 de la Iglesia de Jesucristo en todo el mundo.

Es de destacar que los templos son espacios dispuestos para la adoración, instrucción y efectuar convenios sagrados entre los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y Dios mismo. No son los centros de reunión que tradicionalmente se encuentran en las comunidades y que son conocidas como capillas.

Sacrificios por amor

Templo_de_sao_paulo

Templo de sao paulo

En este sentido, es bueno recalcar que la construcción del templo en Brasil necesitó de la ayuda, devoción y sacrificio de todos los miembros que querían ver hecha realidad la bendición de tener un templo más cerca de sus países.

Muchos hermanos se dedicaron al cien por ciento para que este templo pudiera estar al alcance de todos sus miembros y así poder recibir las ordenanzas sagradas que no habían podido cumplir como Santos de los Últimos Días por no tener un templo cerca.

Los Santos de los Últimos Días de más de 9 países sudamericanos santificaron su tiempo para la construcción del templo de Sao Paulo. También fueron usados los fondos de diezmos y ofrendas para una parte de la construcción y el mobiliario del templo.

Por otro lado, hermanos vendieron sus pertenencias para donarlos en la construcción del templo; unos vendieron sus joyas, otros dieron sus mesadas, y hasta hubo una fiel hermana viuda de Argentina que vendió su casa para donar el dinero de esa venta a la edificación de la Casa del Señor.

Más de 500 Santos de los Últimos Días prestaron servicio y trabajaron en la construcción del templo, limpiaron la maleza del terreno y levantaron el hormigón de color blanco que sería la parte exterior del templo. Trabajaron rigurosamente para levantar con sus manos el Templo del Señor. Cada día ellos superaban sus metas para terminar la obra lo más pronto posible.

Muchos hermanos perdieron sus empleos por dedicarse a la construcción del Templo de Sao Paulo pero no había mayor regocijo para ellos que ver realizada y terminada esta maravillosa obra que no solo iba a unir sus familias por este tiempo sino que serían unidas por la eternidad.

Por sacrificio se dan bendiciones”

sao-paulo-brazil-808x480-AV051207_cah064altTres años después de ser anunciado el templo de Sao Paulo, este fue dedicado en octubre de 1978 por el profeta Spencer W. Kimball. Más de trece mil hermanos participaron en las sesiones en esa oportunidad y sería el comienzo de muchas bendiciones que ese pueblo fiel y dedicado tendría.

Hoy, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Brasil cuenta con una membresía de más de un millón doscientos mil hermanos, 34 misiones, más de mil novecientas congregaciones. También tiene 325 centros de historia familiar y para la bendición de sus miembros cuentan con 6 templos en todo el país y uno en construcción, en la localidad de Fortaleza, Brasil.

 

 

 

Rosselly Briceño

 

 

 

 

Rosselly Briceño de Mendoza

Miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, donde sirve como secretaria de las Mujeres Jóvenes de Barrio Unión, Estaca Los Sauces, Valencia-Venezuela. Periodista (Comunicador Social, mención Desarrollo Social), egresada de la Universidad Católica Cecilio Acosta en Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *