¿Cómo son los mormones?

mayo 27, 2014 • Acerca de los mormones, Creencias básicas mormonas • Views: 4326

Por Reinaldo Mendoza

Los sé, lo vivo y me encanta- joven mormonaAntonio Gutiérrez es un miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, también conocidos como mormones, y trabaja como taxista en una populosa ciudad de Venezuela. En su día a día debe relacionarse con muchas personas, puesto que con algunos su permanencia en el vehículo es larga debido al complicado transito o lo lejos del servicio.

Cuenta Antonio que recientemente, mientras trabajaba en su taxi, un hombre solicitó su servicio y acordando la distancia a recorrer y el precio de la misma procedieron a llegar al destino fijado. Casi inmediatamente, después de abordar el vehículo, el cliente sonrió a Antonio y le preguntó si era cristiano. Ante la pregunta, Antonio respondió casi de manera automática, sin pensarlo y con gran seguridad: ¡Si claro, absolutamente cristiano!. El cliente sonriente le dijo: Yo también lo soy y le dio la mano con fervorosa actitud.

Antonio dedujo de inmediato lo que este cliente le había preguntado, ya que sobre la guantera estaba un ejemplar de un libro con la apariencia de la Santa Biblia. Era definitivo que este hombre, el cliente, creía que era una Biblia y por ello preguntó. Luego de algunas palabras por parte del cliente alusivas a Dios, preguntó: ¿Y usted hermano, en qué iglesia se congrega?, tras lo cual la respuesta del taxista fue: Soy miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, soy mormón.  Al escuchar estas palabras, un silencio se apoderó del interior del vehículo. Las palabras no pudieron salir en unos cuantos segundos. El rostro desconcertado del cliente mostraban confusión y sorpresa. Parecía deseoso de saltar del carro en marcha.

primera-visión-mormonaFue entonces cuando la perspicacia del chofer se manifestó: “¡Que maravilloso es que podamos decir con fuerza que somos cristianos! ¿verdad?, nosotros creemos en Dios el Eterno Padre en Su hijo Jesucristo y en el Espíritu Santo”(que es el primero de los Artículos de Fe de La Iglesia Restaurada), a lo cual el cliente le dijo con una voz un poco precavida: “¿Puedo hacerle una pregunta con respecto a su fe?”.

“!Por supuesto¡”, respondió el taxista mormón, quién debió responder no una sino muchas preguntas y aclarar no menos consideraciones equivocadas con respecto a su fe y a la forma de vida de los Santos de los Últimos Días.

Errores enseñados

Situaciones como estas puede vivir un mormón cualquier día de su vida. Los miembros de otras iglesias cristianas no tienen un conocimiento claro de quiénes son los mormones y son muchas las fabulas con respecto a La Iglesia Restaurada de Jesucristo las que se difunden a cada momento tanto en púlpitos, como en los medios de comunicación y la Internet.

Pero, ¿Cómo son los mormones?, ¿Son cristianos?, ¿En sus congregaciones solo aceptan a hombres?, ¿Leen la Biblia y la consideran palabra de Dios?, ¿Son solo blancos los miembros de esta Iglesia?, ¿Los miembros de La Iglesia son polígamos?, ¿Cómo saben que es verdad lo que creen?

Son muchas las preguntas que una persona de otra fe se puede hacer con respecto a la realidad de La Iglesia de Jesucristo y más si se les han enseñado falsas ideas con respecto a sus maneras de creer y proceder.

Gente correcta

¿Cómo pues, son los mormones o Santos de los Últimos Días como preferiblemente desean ser reconocidos siempre en el mundo? Según  Quentin L. Cook del Primer Quórum de los Setenta, en su discurso: ¿Es usted un santo?, publicado en octubre de 2003, dijo: “Si vamos a ser santos en nuestros días, debemos alejarnos de la conducta malvada y de los fines destructivos que imperan en el mundo”.

Es imperante que la actitud de genuinos cristianos como son los mormones deba estar libre de cualquier vestigio de maldad y por consiguiente sus acciones estar de acuerdo con tal privilegio. El propósito de la santificación por medio de la Verdad Restaurada radica en llevar vidas loables, justas y procurando siempre la bondad y el carácter de Jesucristo, quién es el modelo a seguir.

Hijos de Dios

Como hijos de Dios y reconociendo la paternidad divina sobre toda la humanidad, los mormones aman a todos los hombres sin distingo de color, raza, situación cultural, social y/o económica. Jesucristo es el Primogénito de los hijos espirituales de nuestro Padre Celestial.

Los mormones creen en Dios, ese amoroso Eterno Padre que ideó un Plan de Salvación para todos y cada uno de sus hijos. Tan amoroso que desde la preexistencia demostró la importancia del albedrío y Su deseo de ver a Sus hijos progresar en las eternidades.

Familias unidas

Familia mormona divirtiéndoseLas familias mormonas, afiliadas a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, consideran el matrimonio entre el hombre y la mujer como un acto sublime, espiritual y con carácter eterno. Un padre, una madre y los hijos de Dios engendrados y guiados a la presencia del Padre Eterno.

Esposos unidos por tiempo y eternidad procuran en la fe perseverar hasta el fin y llevar consigo a sus hijos, para lo cual enseñan principios, doctrinas y ordenanzas a seguir en el camino a un hogar celestial y como coherederos con Jesucristo morar con el Padre Celestial.

Revelaciones de verdad

Los santos también creen en Jesucristo, el Primogénito del Padre y Su Unigénito en la carne, aquel quien estuvo dispuesto a pagar el precio para que todos sus hermanos espirituales pudieran tener la oportunidad de volver a la presencia del Padre Celestial.

Estos cristianos reconocen, de la misma manera, el Poder de Espíritu Santo y Sus cualidades para poder guiar y consolar a los hijos de Dios que le procuren y a aquellos que se les confiera el Don del Espíritu Santo. Los mormones también creen en las revelaciones, aquellas que fueron dadas en el pasado por los antiguos profetas de Dios.

Igualmente, los santos de los últimos días creen en revelaciones aquellas que hoy da Dios por medio de los profetas modernos y aquellas que aún dará en el futuro. Los mormones creen, de igual manera, en las revelaciones personales, que les permiten conducirse con rectitud y tomando buenas decisiones.

Los mormones creen en las verdades de la Santa Biblia, la consideran la palabra de Dios hasta donde esté correctamente traducida, pero de igual manera, los santos de los últimos días reconocen a El Libro de Mormón, como otro testamento de Jesucristo y la palabra del Todopoderoso.

A ello se suman los libros Doctrinas y Convenios, La Perla de Gran Precio y las demás publicaciones periódicas  y especiales editadas por La Iglesia como la palabra guiadora de Dios, dada por medio de Sus profetas actuales.

Saben que es verdad

Biblia y Libro de MormónEl testimonio de estas verdades eternas acompañan a los mormones en todo momento. La conversión de los santos de da por medio de la revelación personal. Pero, ¿Qué es un testimonio?, el élder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce apóstoles, indicó en su discurso “El Testimonio”, en abril de 2008: “Un testimonio del Evangelio es un testigo personal que el Espíritu Santo atestigua a nuestra alma que ciertos hechos de importancia eterna son verdaderos y que sabemos que lo son. Entre esos hechos se incluye la naturaleza de la Trinidad y nuestra relación con sus tres integrantes, la eficacia de la Expiación y la realidad de la Restauración”.

Los mormones saben que las verdades que siguen son verdaderas, no por el vasto conocimiento que puedan adquirir en las clases, discursos o cualquier otra fuente. Tampoco han requerido ver evidencias físicas de lo registrado en las Escrituras Sagradas. El élder Oaks recalca que “en el Libro de Mormón se enseña que Dios nos manifestará la verdad de las cosas espirituales por el poder del Espíritu Santo” según lo manifiesta el libro de  Moroni capitulo 10 versículos del 4 al 5, en El Libro de Mormón, Otro Testamento de Jesucristo.

E insiste el siervo de Dios en la tierra que “En las revelaciones modernas, Dios nos promete que la forma en la que recibiremos “conocimiento” será que Él nos hablará a la mente y al corazón “por medio del Espíritu Santo”, tal y como está registrado en el libro de Doctrinas y Convenios, sección 8 versículos del 1 al 2.

Una oportunidad

Tal y como a este taxista mormón vivió la experiencia de ser interpelado por un hermano de otro iglesia y que estaba ansioso por saber de la fe mormona, los miembros de La Iglesia Restaurada pueden tener la oportunidad de brindar mayor luz y verdad a aquellos que hayan sido confundidos, engañados o que simplemente desconocen cómo son los mormones y en qué creen; por lo que para ese momento, tanto las acciones, como la apariencia, y el testimonio del santo de los últimos días deben ser como lumbreras en la oscuridad compartiendo el amor de Dios en la Verdad.

Reinaldo Mendoza-AutorReinaldo Mendoza

Miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, donde sirve como Obispo del Barrio Unión, Estaca Los Sauces, Valencia-Venezuela. Periodista (Comunicador Social, mención Desarrollo Social), egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta en Venezuela. Magister en Teaching Higher Education, egresado de la Caribbean International University.

Tags: , , ,

One Response to ¿Cómo son los mormones?

  1. Zenón Córdova dice:

    La doctrina de la iglesia, es lo mejor que existe, es la que si se aplica como es debido, nos lleva a ser mejores cristianos en todo sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 Los Mormones. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.