Estudiante graduado de BYU crea “Espuma inteligente”

marzo 31, 2014 • Acerca de los mormones, Los Mormones, mormonismo • Views: 1514

Las conmociones cerebrales son un gran tema de debate en el mundo del deporte, en particular en el deporte del fútbol. Las estadísticas muestran que entre los 1,6 millones y 3,8 millones de estadounidenses sufren conmociones cerebrales relacionadas con el deporte cada año y atletas entre 16 a 19 años sufren el 29% de todas las conmociones cerebrales relacionadas con el deporte.

Hay claras diferencias en la edad cuando se trata del manejo de las conmociones cerebrales relacionadas con el deporte. Investigación reciente demuestra que los atletas de la escuela secundaria no sólo necesitan más tiempo para recuperarse después de una conmoción cerebral en comparación con los universitarios o atletas profesionales, sino también pueden experimentar mayor gravedad de los síntomas y trastornos neurológicos que se miden mediante pruebas neuropsicológicas y de estabilidad postural. También se estima que el 53% de los atletas de colegio han sufrido una conmoción cerebral antes de la participación en deportes de la escuela secundaria, y el 36% de los atletas universitarios tienen una historia de múltiples conmociones cerebrales.  [1 en inglés]

Para entender mejor el impacto de un golpe que un jugador de fútbol recibe en el campo (que a menudo conduce a otras lesiones graves), Jake Merrell, un estudiante graduado de la Universidad Brigham Young (BYU) en ingeniería mecánica, ha desarrollado una “espuma inteligente” que encaja en el interior de un casco de fútbol americano.

Mientras estaba en la búsqueda de una forma de medir la cantidad de impacto dentro de un casco de fútbol americano, Merrell descubrió que cuando él combinaba nano partículas a una sustancia de espuma similar a la encontrada en el interior de un casco de fútbol americano, cuando se comprimía, las dos creaban una corriente eléctrica. El sistema de “espuma inteligente” es una combinación de sensores de espuma y de movimiento que mide la aceleración y la fuerza de impacto que un jugador recibe en la cabeza, y transmite esos datos a una Tablet o una computadora. También envía una advertencia a los entrenadores de que ha habido un nivel de conmoción cerebral. En un comunicado de prensa reciente Merrell declaró: “un entrenador sabría en cuestión de segundos, la fuerza exacta con la que un jugador fue golpeado. Incluso si el jugador se levanta y actúa normalmente, los jueces de línea tendrán los datos para mostrar que tal vez él no esté bien”. Merrell tiene previsto presentar su proyecto al Head Health Challenge donde la “NFL está colaborando con G.E. y Under Armour para gastar $ 60 millones en la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías de casco”.

Riddell, el fabricante de cascos de fútbol americano, introdujo un producto similar de alerta de golpes este año, llamado el Sistema de Respuesta de Impacto InSite, que actualmente está siendo utilizado por algunos de los equipos de colegios. Sin embargo, el inconveniente con el sistema de Riddell es que sólo funciona en el casco de velocidad de Revolución Riddell y no ha demostrado ser 100% eficaz. De hecho, un estudio de la Universidad de Wisconsin muestra que ninguna marca está realmente teniendo éxito en la reducción de los riesgos de las conmociones cerebrales.

La NFL y los fabricantes de cascos han lanzado recientemente más recursos a la investigación de las conmociones cerebrales, pero la tecnología actual sólo proporciona datos a través de acelerómetros voluminosos en la corona del casco. La espuma piezoeléctrica de Merrell toma en cuenta tanto la fuerza como ​​la aceleración para medir el impacto real.

La investigación de Merrell sobre la nano-espuma le ha brindado a él y a sus mentores financiamiento de la Fundación Nacional de la Ciencia, así como un premio por mejor artículo en una conferencia de la Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos.

Más allá del fútbol, ​​Merrell espera que su espuma piezoeléctrica de auto detección sea capaz de transformar cualquier espuma en un sensor de impacto para una amplia gama de aplicaciones, desde la aplicación de la ley para la industria automotriz.

jake-merrell-espuma-inteligente-mormon-300x168Merrell y sus colegas, profesores David Fullwood, Anton Bowden y asistentes de investigación de pregrado Parker Rosquist, Brady Anderson, Adam Bilodeau, están planeando vender el producto terminado por menos de $ 300, Merrell dijo que es más bajo que sistemas comparables que por lo general dependen de los acelerómetros. Ellos también están explorando otros usos de la “espuma inteligente”, como en la medición del impacto de pisadas en los zapatos y la reconstrucción de accidentes de automóvil.

Este artículo fue escrito por

Keith

 

 

Keith L. Brown

Keith L. Brown es un converso a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, después de haber nacido y crecido Bautista. Estaba estudiando para ser un ministro bautista en el momento de su conversión a la fe mormona. Fue bautizado el 10 de marzo de 1998 en Reykjavik, Islandia mientras estaba en servicio activo en la Armada de los Estados Unidos en Keflavic, Islandia. Actualmente se desempeña como un misionero de barrio para el Barrio de Annapolis, Maryland, y como Especialista en Asuntos Públicos de Estaca para la Estaca de Annapolis, Maryland. Él es un veterano de la Marina de 30 años retirado honorablemente.

Tags: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2019 Los Mormones. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.