¿Qué significa un anillo?

marzo 11, 2015 • Los Mormones • Views: 20940

Sin lugar a dudas, muchos son los recuerdos que componen la historia de la existencia humana. Para algunos las vivencias más destacadas y memorables de la vida provienen de sucesos ocurridos en “la fiesta del sábado por la noche”, para otros el clímax del gozo y de la felicidad provienen del día en el que con orgullo y con satisfacción posaron por vez primera junto a un cartón que evidenciara su extensa preparación académica, mientras que para otros el recuerdo de mayor preponderancia se limita al día en el que el anhelado ascenso dejo de ser un sueño y su firma proporcionó un aumento de salario, de comodidades y de ego, sin embargo por este medio quisiera hacer algo más que referirme a estos asuntos triviales y superficiales y hablar de aquel momento en el que una decisión, un acto, una palabra cambiarían nuestra vida para siempre, aquel día en el que dejásemos una vida, “nuestra vida”, o al menos una parte de ella atrás a fin de unirnos en matrimonio con un compañero o compañera de nuestra propia elección.

Al parecer existe una influencia distintiva que rige nuestro comportamiento para con las personas del sexo opuesto. Esto es por cierto un asunto de compatibilidad innata. Es como si desde a temprana edad nuestro mundo jamás estaría completo si no hubiese un ser a nuestro lado a quien amar, a quien admirar y por el cual luchar. Existen muchas definiciones de lo que realmente implica el unirse a ese alguien tan preciado. Lamentablemente este símbolo que perpetúa nuestro amor se ha desvalorizado enormemente en el presente, Hoy no solo se evade en forma absolutamente abusiva del vínculo matrimonial sino que a su vez se busca en diversas naciones la aprobación y legislación de leyes y de normas que reemplacen esta sagrada unión.

En mi servicio como obrero en el templo de Santiago de Chile en reiteradas ocasiones pude ser testigo de lo grandioso de aquel acontecimiento, me refiero a aquel que implica el ver a dos personas absolutamente enamoradas entre sí, arrodilladas en un altar llevando consigo la determinación de amar a su par por el resto de la eternidad, sus semblantes radiantes, en especial sus miradas en aquella hora solemne, son el reflejo honesto y transparente de que para ellos su universo definitivamente ha cambiado. Al llegar a esa maravillosa, sagrada y mágica instancia son capaces de ver que ni las estrellas con sus múltiples tamaños y con su incondicional reflejo de cada noche, ni la hermosura de un amanecer generoso se equiparan a la belleza de aquella escena, la que les une y sella física, espiritual y emocionalmente en forma inalterable. Las siguientes palabras son el reflejo de nuestras creencias concernientes a la perpetuidad de este hierático acto:

“Te tomo por esposa, vida mía, no solo por los años fugaces de esta vida; Allende los confines de esta esfera, serás mi esposa y compañera. Porque el amor que no conoce sepultura, nos volverá a reunir tras esa noche oscura” (Anderson M. Baten).

Pero ¿qué representa en verdad esta unión sagrada? Bueno, de entre las muchas cosas que un matrimonio representa y provee, una es la más preponderante y esta es la de garantizarnos y de derivarnos al máximo estado de gloria en los futuros mundos por recorrer, sin embargo, ya que a ello le precede o antecede toda una vida en la tierra, hablemos de cosas tradicionales o comunes con las cuales tendremos que lidiar día tras día.

En primer lugar es bueno hacer notar que aunque existe una diferencia de roles entre el hombre y la mujer, ninguno se eleva por encima del otro, ambos son copartícipes en su búsqueda de establecer una familia centrada en Cristo. Por ende “Lo que un anillo significa” es; el deber y la responsabilidad de aliviar las cargas de su par, es el proyectar una escena no solo de rosas, bombones y una colección de cartas afectivas en San Valentín sino la de sacrificarse el uno por el otro, lavar, comprar, trabajar. Estos compañeros disfrutan de las cosas pequeñas o triviales de la vida tales como la música, la comida, hablan, ríen juntos, lloran, se consuelan, se regocijan en los amaneceres veraniegos y en los atardeceres invernales. Añoran el mágico momento en el que cae el telón de la noche y pueden de esa manera cerrar sus ojos con la figura, según su parecer más hermosa, frente ellos, el semblante de su amado o amada. Estos priorizan los intereses y deseos de su compañero o compañera por encima de los suyos propios, plantean metas, sueñan y viven bajo el dintel de lo que representa el ser llamados “discípulos de Cristo”, aprecian y valoran cada momento juntos, al pasar los años la admiración del uno por el otro se hace más y más ennoblecida.

En una oportunidad él presidente Hinckley relato la siguiente experiencia:

“Una noche me senté a cenar con mi esposa quedando justo frente a ella; hacia 55 años nos habíamos casado en el Templo de Salt Lake. En aquella época la merodeaba el maravilloso aire de la juventud. Era hermosa y me tenía cautivado. Hoy por más de medio siglo hemos caminado juntos durante días tormentosos y soleados. Ahora ni ella ni yo somos tan altos como un día lo fuimos; al mirarla al otro lado de la mesa note algunas arrugas en su cara y en sus manos, pero… ¿son estas menos hermosas que antes? No, cada arruga tiene su propia belleza y en su presencia siento ahora más que nunca la fortaleza, la integridad y el amor que nos une más abnegada y profundamente que antes.” (Extraído del discurso; “Cuándo, con quién, y porqué nos casamos”, Por John Bytheway, 13 de septiembre del 2003)

Ciertamente este relato realza la lección que deriva de la siguiente frase:

“Amor es; elegir a alguien y volver a elegirlo cada día de tu vida”

Al llevar a cabo esta elección, es incuestionable el hecho de que el compañero o la compañera que transite junto a nosotros, lo hará en forma sempiterna aun en las futuras esferas por recorrer luego de esta vida. Por ende nuestra integridad y lealtad para con esta persona tendrá que asumir una condición de abnegación y apego absoluto e incondicional. Entonces y en resumidas cuentas, no expresamos nuestro amor únicamente en aquellos espacios vacíos de tiempo que restan de nuestras labores diarias, ni cuando las circunstancias a nuestro alrededor parecen fascinantemente favorables. Más bien, luchamos día a día sin importar cuan desafiante pueda ser nuestra realidad a fin de fortalecer los lazos de aquel amor, incluso pasados cincuenta y cinco años como lo indican las palabras del presidente Hinckley en el párrafo anterior.

Es un común en nuestra sociedad actual el que se establezca casi en forma imperceptible y mecánica un vínculo o relación directa entre el amor y cualquier tipo de relación formal entre un hombre y una mujer. Sin embargo, ¿Comprendemos realmente el significado de aquella enaltecedora y honrosa palabra?, En una oportunidad, el Pdte. Spencer W. Kimball en un intento por definir más concretamente el significado real del amor expresó:

“¿Qué es al amor? Muchas personas piensan en él como una mera atracción física y hablan de ´enamorarse` y de ´enamorarse a primera vista´. Esta idea puede aparecer en una película de Hollywood y la interpretación que le dan los que escriben canciones y novelas de amor. El amor verdadero no viene envuelto en un material tan frívolo. Uno puede sentirse atraído por otra persona, pero el amor es mucho más que la atracción física. Es profundo, extenso y comprensivo. La atracción física es solamente uno de sus muchos elementos, al que deben agregársele la fe, la confianza, la comprensión y el compañerismo, deben existir ideales y normas comunes, así como una gran devoción y compañerismo. El amor es limpieza, progreso, sacrificio y abnegación. Esta clase de amor nunca se cansa ni desvanece, Sino que subsiste a través de la enfermedad y la aflicción, la pobreza y la privación, los logros y las decepciones, el tiempo y la eternidad” (Love versus lust, Pág. 18).

Y luego añade:

Si alguien realmente ama a otra persona, preferiría morir antes de causarle daño” (Teachings of Spencer W. Kimball, Pág. 279).

Sus palabras resultan ser terminantemente claras y distinguen rotundamente aquella brecha que separa ese amor tan exaltado, de aquella nefasta y poco piadosa lujuria que nos conduce a una envilecida autocomplacencia, Sin lugar a dudas uno de los mayores milagros que el ser humano puede presenciar y al cual puede aspirar a lo largo de su existencia en esta vida y en la vida venidera es el de vislumbrar a su propio corazón entrelazado entre las arterias del de su par, el encontrar el amor resulta ser aquella perla de gran precio, aquel inusitado momento en el que simbólicamente y por decisión propia abandonamos nuestra autonomía y desde entonces, nuestras acciones, sueños, metas y anhelos se rigen en base a decisiones que tomamos en comunión con nuestro fiel compañero o compañera.

Por último y en vista de que aunque no siempre, pero con mucha frecuencia es el hombre quien se torna en agraviante, debemos recordar lo dicho por el presidente Monson cuando, en tono de advertencia, expresó:

“Hombres, no hagan llorar a las mujeres, porque Dios lleva la cuenta de las lágrimas que ellas derraman” (Thomas S. Monson Liahona, Enero de 1991, pág. 53).

Por medio del presente estudio, he tratado de hablar acerca de asuntos que se relacionan con el amor, el respeto y las formas apropiadas de instaurar cada uno de estos elementos dentro del supedito matrimonial, es mi mayor anhelo que este pueda ser una fuente de inspiración para el lector en su intento por hallar el amor y posteriormente poder perpetuarlo con aquel elemento que en forma inspirada por su figura como el reflejo de la eternidad, se ha establecido para esta propósito el cual es el anillo.

Tags: , , , , , , , ,

9 Responses to ¿Qué significa un anillo?

  1. Raúl Cárdenas Véliz dice:

    Un enfoque muy bueno donde podemos ver la importancia de valorar a nuestra compañera eterna, como sellador disfruto de esta sagrada ordenanza que lo efectuó semana a semana y siento en lo mas profundo de mi ser que las palabras que se utilizan en esta ordenanza fueron muy inspiradas y tienen un significado espiritual muy profundo pero entendible por todo hijo de Dios. El unirnos en sagrado matrimonio compromete a ambos de esforzarnos día a día de amarnos y apoyarnos en todos nuestros planes y proyectos como pareja, el complacernos el uno al otro es la clave de la felicidad matrimonial, hoy por hoy esta sagrada unión voces equivocadas quieren darle otro giro, el matrimonio lo decreto Dios nuestro amoroso Padre y lo declaro entre el hombre y la mujer para amarnos y respetarnos por el resto de nuestra existencia temporal a fin de lograr disfrutar de las bendiciones de un matrimonio eterno, eso es lo que buscamos con mi amada esposa casados hace 40 años que lo cumplimos este año y sellados hace 27 años en nuestro querido Templo de Lima Perú, nuestros añillos matrimoniales nos hacen recordar aquel día que decidimos unir nuestras vidas y es como la alianza que ambos en nuestra juventud decidimos efectuar para amarnos y respetarnos por el resto de nuestras vidas y hoy por la eternidad.

  2. eric dice:

    Hermoso soy un antiguo miembro de la iglesia y me enamore y me case por la ley de los hombres, pero ella no es miembro me he esforzado pero nada, mis oraciones aún no logran que ella se combierta y menos esperanza de ir al templo que es mi meta

  3. Julissa Muñoz dice:

    Excelente articulo hrno! Gracias pues sus palabras nos hacen entender mejor el significado de estar unidos por esta vida y la eternidad!

  4. Antonio dice:

    Hermosisimo,luchamos día a día por series fiel a NPC,y a nuestras esposas.se realmente que si día a día podemos construir el amor,seremos bendecidos después de la noche oscura,el evangelio de Jesucristo nos regala esa gran oportunidad.de vivir con ella y nuestra gran familia por la eternidad.

  5. MARGARITA PORTELLA VALEGA dice:

    QUE HERMOSO ES TODO LO QUE CUENTAN LA VIDA TIENE MUCHOS RECOVECOS Y DIOS PONE A PRUEBA A VER SI SALES AIROSO DE CASA COSA EL AMOR ES TOLERANCIA ,SACRIFICIO, ABNEGACION HAY LARGO CAMINO POR RECORRER , POR ESO HAY QUE SABER VALORAR LO QUE SE TIENE CON SUS DEFECTOS Y CON SUS VIRTUDES CON LOS MOMENTOS FELICES LLENOS DE AMOR Y CON LOS TRISTES Y DIFICILES,AMEMOS NUESTRAS VIERTUDES Y NUESTROS DEFECTOS ACEPTEMOLOS POR QUE SOMOS IMPERFECTOS EL UNICO PERFECTO EN NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO,SEAMOS TOLERANTES Y MAGNANIMOS,COMPRENSIVOS AMEMOS A NUESTRO PROJIMO PREPAREMOS CON AMOR EL ALMUERZO PARA NUESTRA FAMILIA Y TAMBIEN PARA NUESTROS QUERIDOS ELDERES QUE SON COMO YO SIEMPRE DIGO NUESTROS ANGELES QUE DIOS ME MANDA TODOS LOS MESES ENTONCES ME ESMERO EN PREPRAR UNA DELICIOSA SOPA UN RICO SEGUNDO PLATO UN RICO POSTRE Y UNA BEBIDA REFRESCANTE QUE ELLOS PUEDAN TOMAR ME SIENTO FELIZ LOS HAGO REPETIR HASTA ESTAR SEGURO QUE ESTA FELICES QUEDARON SATISFECHOS,GRACIAS SEÑOR POR ESA GRAN BENDICION, TENGO HERMOSO ANILLO DE ORO CUANDO ME CASE Y UN ANILLO MUY LINDO QUE CONSERVO CON AMOR UN DIAMANTE EN FORMA DE CORAZON QUE CONSERVO DE NUESTRO EPOCAS BUENAS , UN FUERTE ABRAZO PARA TODAS NUESTROS ELDERES PARA NUESTRO QUERIDO PRESIDENTE TOMAS MONSON QUIEN PRESIDE NUESTERA HERMOSO TEMPLO MI SUEÑO ES PODER CONOCER TODOS LOS TEMPLOS SOBRE TODO EL QUE ESTA ESTADO UNIDOS, ABRAZO PARA NUESTRA SOCIEDAD DE SOCORRO HERMOSA, GRACIAS SEÑOR POR HABER CONOCIDA ESTA HERMOSA CAPILLA EL TEMPLO DE MONTEVIDEO GRACIAS POR NUESTRO OBISPO POR TODAS LAS AUTORIDADES DE LA IGLESIA DE JESUCRISTO DE LOS SANTOS DE LOS ULTIMOS DIAS GRACIAS SEÑOR

  6. martha martinez dice:

    Que articulo mas hermoso….este 20 de marzo cumplimos12 años de casados;qu linda bendicion.amo este evangelio qu hace podamos estar unidos por tiempo y eternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *