La búsqueda del verdadero Evangelio lleva a la conversión

marzo 10, 2013 • Uncategorized • Views: 2537

En 1978, casi dos años después de su matrimonio, mi madre y mi padrastro sintieron un vacío en sus vidas. Habían decidido salir a comer para el desayuno-almuerzo del domingo y comprar con su único hijo no era la mejor manera de pasar el día de reposo. Ambos habían crecido en diferentes religiones y convinieron en que la religión tenía que ser parte de criar una familia.

misioneros-mormones-enseñando-en-un-hogarDurante varios meses, los tres visitamos varias iglesias y literalmente buscamos lo que mi madre llamaba «el verdadero Evangelio». Mis padres hablaron sobre asistir a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y poco después, los misioneros mormones empezaron a visitar nuestra casa.

Aunque no me oponía a que vengan, yo estaba inicialmente molesto y realmente prefería ver mis programas favoritos de televisión. Pero algo increíble ocurrió en su tercera visita.

Los jóvenes misioneros en nuestra casa abrieron un libro anillado y compartieron la historia de un joven adolescente que buscaba  la verdadera iglesia. Era una historia de un niño de 14 años de edad, adolescente de Nueva York, Joseph Smith, quien, en 1820, leyó Santiago 1:5, que dice: «Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos los hombres abundantemente y sin reproche, y le será dada”.

Creyendo que obtendría una respuesta, Joseph se aventuró en el bosque, se arrodilló y le preguntó sinceramente a Dios a qué iglesia unirse. Estaba confundido por el número de iglesias y diferentes doctrinas y buscaba la verdadera religión. Se nos enseñó que en la oración, los cielos se abrieron a José, y que dos personajes aparecieron. Uno presentó al otro diciendo «Este es mi Hijo Amado, ¡escúchalo!»

Los dos personajes eran Dios el Padre y Su Hijo, nuestro Salvador, Jesucristo. José le preguntó al Salvador cuál de las iglesias estaba en lo cierto, y a cuál debía unirse. El Salvador instruyó al muchacho que no se uniera a ninguna de ellas.

«Se me contestó que no debía unirme a ninguna, porque todas estaban en error», dijo Smith, en su relato oficial.

Escuché con mucha atención a esta historia en nuestra casa de Fremont, California, y derramé mi corazón. Supe de inmediato que la historia era verdadera, y la mejor palabra que tengo para describir esa experiencia fue «regreso a casa».

Yo había llegado a casa.

Supe en ese momento, mi corazón se llenó con el Espíritu Santo, que encontramos el Evangelio verdadero y eterno. No había duda en mi mente que Dios el Padre y su Hijo, Jesucristo, abrieron los cielos, y se aparecieron al joven que buscaba la verdad.

Mi testimonio y la conversión a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se iniciaron en esa pequeña sala en ese momento. Nunca me he apartado.

Mi conversión fue edificada sobre los cimientos de saber que: 1) Jesús es mi Salvador, y 2) Su iglesia se restauró por medio de José Smith. A medida que las clases continuaron, gané un testimonio del Libro de Mormón, el cual es otro testamento de Jesucristo. El Libro de Mormón es un complemento de la Biblia, y registra una historia espiritual y temporal de los pueblos antiguos del continente americano. Sus enseñanzas, como la Biblia, guían nuestras vidas contemporáneas y ofrecen respuestas a los desafíos de la vida.

Asistimos a la iglesia cada domingo, y sentí una fuerte conexión con mucha gente.

bautismo-mormón2Pasaron varios meses, y fui testigo del bautismo de mis padres en una capilla en Fremont. Doy las gracias a Steve Mordecai, que vino con los jóvenes misioneros y nos ayudó a instruirnos. Cuatro meses después del bautismo de mis padres, entré en las aguas del bautismo, y sentí un ardor radiante en mi interior que hasta el día de hoy es difícil de describir. Yo no sabía lo que era, y se lo describí a una buena mujer que estaba a mi lado. Ella dijo que era una confirmación rara pero espiritual que había tomado la decisión correcta. Nunca olvidaré esa sensación.

Agradezco a Eldon Seipert, quien sirvió como primer maestro orientador de mi familia. Los maestros orientadores son los hombres en la congregación asignados a visitar a los miembros individuales. Ellos van de dos en dos y no sólo enseñan, sino edifican y ayudan. Él nos cuidó y se aseguró de que recibiéramos respuesta a nuestras preguntas. Él nos ayudó con la transición de la vida que se produce cuando uno se convierte en miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

A lo largo de mi vida, la gente ha cuestionado el testimonio de un niño de 7 años de edad. Le testifico en este día, en este momento, que yo sabía que a los 7 lo que sé ahora:

1. Que José Smith recibió una visita de Dios y de Jesucristo.

2. La Iglesia de Jesucristo ha sido restaurada. Se trata de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

3. El Libro de Mormón es la palabra de Dios.

4. La Biblia es la palabra de Dios.

5. El poder del sacerdocio se ha restaurado y proporciona la luz en el mundo de hoy.

6. Que somos guiados por un profeta de Dios.

Me convertí a la creencia a una edad joven, y he tenido el privilegio de compartir este mensaje con la gente en una tierra extranjera. Estoy muy agradecido por estas bendiciones, y estoy agradecido por ser miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Este artículo fue escrito por Ernie Geigenmiller, miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Recursos adicionales:

Creencias mormonas

El Señor Jesucristo en el mormonismo

Solicite una copia gratuita del Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesucristo

This post was written by

ernie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *