BYU celebra su decimosexto año como la universidad más sobria

marzo 2, 2014 • Acerca de los mormones • Views: 2083

BYU-Campus-166x146-customCiertos aspectos de mi experiencia universitaria sorprenden a la gente a veces. Asistí a una universidad privada de mi Iglesia, La Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días (a menudo inadvertidamente llamada la Iglesia Mormona). Asistí a la Universidad Brigham Young, Idaho, y tengo que admitir que había un montón de características únicas sobre mis años universitarios.

Normas elevadas

Como miembro de La Iglesia de Jesucristo, yo obedezco muchos mandamientos, incluyendo la abstinencia de alcohol, las drogas, el tabaco y las relaciones sexuales fuera del matrimonio. Esta norma se observa en las distintas universidades de la Iglesia y se requiere de la adhesión a un Código de Honor establecido por la Junta de Educación de la Iglesia para ser aceptado con el fin de permanecer en la escuela.

Los futuros estudiantes son entrevistados por sus respectivos líderes eclesiásticos en cuanto a su adhesión a estas directrices específicas, y son vueltos a entrevistar y se comprometen a seguir el Código de Honor cada año. Los propios líderes eclesiásticos no están obligados a ser miembros de la Iglesia de Jesucristo, como una persona tampoco tiene la obligación de ser miembro de la Iglesia para asistir a las universidades de la Iglesia.

Riéndose de rarezas

Pasé un semestre en la universidad en una escuela que no es de la iglesia y tuve un tiempo maravilloso cuando viví con no miembros de mi fe. Me divertí mucho al compartir mis creencias y fue más divertido reírse de ver sus caras de sorpresa cuando se enteraban de algunas de mis prácticas y creencias.

De todas las cosas que han aprendido sobre mí y lo que hice, sobre lo que les parecía ser una religión muy «extraña», a pesar de que todas mis compañeras eran estadounidenses, las dos cosas que no podían creen era que no tomaba café y que en mi colegio ¡no tuve vacaciones de primavera! No tener vacaciones de primavera no es parte del código de honor o parte de la religión o las creencias de la Iglesia de Jesucristo, pero es una especie de broma interna entre los estudiantes de escuelas de la Iglesia.

Cuando estudiaba en el extranjero, me di cuenta de que iba a tener mis primeras vacaciones de primavera de la universidad y ¡estaba tan emocionada! Mis amigas y yo fuimos capaces de reírnos de esta diferencia peculiar en nuestra educación.

BYU es la más sobria por decimosexta vez

La Universidad Brigham Young en Provo, Utah, sabe cómo reírse de sí misma. Por su decimosexto año consecutivo, The Princeton Review ha votado por la Universidad Brigham Young como número 1 en la lista de «Escuelas más serias”.

El Salt Lake Tribune informó que el Gerente de Relaciones con los Medios de comunicación de la Universidad Brigham Young, Todd Hollingshead, dijo:

El Gerente de Relaciones con los medios de comunicación de la Universidad Brigham Young, Todd Hollingshead, bromea diciendo que esta es la versión de su escuela de un juego de beber: Repetir como la “escuela más sobria» de la nación y tirar un envase de leche chocolatada. 

«Creo que se puede decir que es nuestros dulces 16″ dice. No hay período de prueba de doble secreto en BYU, el afamado Código de Honor de la escuela hace de la sobriedad total una condición de la inscripción. «Absolutamente lo aceptamos». «Es una de las principales razones por lo que la gente elige estar aquí».

 ¿Por qué la educación y una vida limpia son tan importantes?

¿Por qué es tan importante la vida limpia para asistir a una Universidad de la Iglesia? La educación es importante para los «mormones». De hecho, creemos que es un mandamiento. En Lds.org bajo Juventud, Educación Académica, dice:

Cualquier principio de inteligencia que logremos en esta vida se levantará con nosotros en la resurrección (Doctrina y Convenios 130:18).

La educación académica es una parte importante del plan de nuestro Padre Celestial para ayudarte a llegar a ser más como Él. Él desea que eduques tu mente y cultives tus aptitudes y talentos, tu poder para conducirte bien en tus responsabilidades y tu capacidad para apreciar la vida. La educación académica que recibas será valiosa para ti durante la vida mortal y en la vida venidera.

 El Código de Honor: Un Compromiso de Honor

Los Códigos de Honor para estas escuelas son lo que dicen que son, el compromiso de los estudiantes de apreciar la oportunidad que se les ha dado y no desperdiciarla con malas decisiones. También muestra un compromiso con Cristo de seguir los mandamientos de Dios y respetarse uno mismo.

Parte del Código de Honor de la BYU declara:

El Código de Honor, con base en los principios articulados en los trece Artículo de Fe, dice:

La Universidad Brigham Young existe para proporcionar una formación universitaria en un ambiente coherente con los ideales y principios de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Esa atmósfera se puede conservar a través del compromiso con una conducta que refleje esos ideales y principios.

Como compromiso personal, los estudiantes, el personal y la facultad de la Universidad Brigham Young buscan demostrar en la vida diaria las virtudes morales comprendidas en el evangelio de Jesucristo, y: Ser honesto; vivir una vida casta y virtuosa; obedecer la ley; el uso de un lenguaje limpio; respetar a los demás; abstenerse de bebidas alcohólicas, el tabaco, el té, el café y el abuso de drogas.

Las normas de vestimenta y aseo personal establecen que la vestimenta y el arreglo personal de los estudiantes siempre deben ser «modesta, ordenada y limpia, en consonancia con la dignidad de representar a la Universidad Brigham Young y La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”.

 Brandon Davies, el Código de Honor y lo personal

En 2011, Brandon Davies, un jugador estrella de baloncesto de los Cougars de BYU violó el Código de Honor que resultó en su despido del equipo de baloncesto. Esto provocó un debate a nivel mundial sobre los méritos de este tipo de Códigos de Honor.

Michael Otterson, Jefe de Asuntos Públicos de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, escribió un maravilloso artículo sobre el tema en el blog Fe del Washington Post:

Cuando escuché por primera vez acerca de la suspensión de Brandon Davies del baloncesto BYU por una violación del código de honor, mi reacción instantánea fue probablemente como la de todos los demás: «¡Oh, no! ¿Qué tiene que ver eso con esta increíble temporada de BYU?» Cerca de un nanosegundo después, el siguiente pensamiento: «Pero, bien para BYU para defender ese principio».

 Sin embargo, me preguntaba sobre la reacción del público. ¿Estábamos a punto de ver los comentarios interminables sobre cómo el código de honor era demasiado estricto, y que la Universidad Brigham Young tenía que entrar al siglo 21?

Pero, afortunadamente, no terminó ahí. BYU no va a dejar a este joven de lado.

En última instancia, el código de honor se trata tanto de la persona como del equipo o de la escuela.

Brandon Davies es más que un tema de tendencia en Google. Él es un joven lleno de energía, talento y oportunidad, todos los cuales permanecen presentes mientras pasa a través de lo que sin duda es un momento difícil en su vida. Mientras que un error puede redirigir su vida por un momento, éste no define quién es él. Los que se preocupan por él, incluyendo a sus líderes de la Iglesia, están tratando de llegar a él para ayudarlo, orientarlo y apoyarlo. De igual modo sus amigos, familia y verdaderos fans. Hay un montón de gente en la Universidad Brigham Young que harán todo lo que puedan para ayudar a Brandon a sobresalir de esta prueba en su vida y llegar a la cima. Él no es sólo un atleta, sino un hijo de Dios. Nadie sabe todavía cómo va a suceder, pero sí sé que van a hacer todo lo posible para hacer que funcione y ayudarle a poner todo esto atrás.

Fue interesante leer sobre la reacción de otro atleta de BYU a todo esto. El ex astro del fútbol BYU Reno Mahe sufrió una dura lección similar en 1998 después de una violación del código de honor que le consiguió la baja del programa de fútbol.

«Yo siempre he compartido esto con la gente, que fue probablemente una de las mejores cosas que me ha sucedido» le dijo a Deseret News en Salt Lake City. «Aprecio lo que BYU me hizo. Aprecio el código de honor y lo que representa. Aprecio que lo cumplan. Se tiene un montón de escuelas que dicen tener códigos, pero yo no creo que nadie lo haga cumplir como BYU… Es una gran escuela. Es una escuela única». Como todos saben, Reno volvió a la Universidad Brigham Young y terminó jugando en la NFL.

BYU es una escuela única en su tipo. Pero no es la única escuela con principios o códigos de honor. Y no sería una buena cosa si tales principios y normas estuvieran tan bien y rutinariamente entronizados que cuando se aplican en casos de violaciones del código de honor, no generaran una publicidad de costa a costa.

Y estoy de acuerdo porque eso es de lo que se tratan los códigos de honor, ayudarnos a mantener nuestro honor personal y compromiso con Jesucristo; no el reconocimiento mundano.

Recursos adicionales:

Universidad Brigham Young

Código de Honor BYU

Livi

 

 

Livi Whitaker

Livi es una miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, una mujer «mormona» en Idaho. Ella ha trabajado en varios puestos como profesional en comunicaciones en Nueva York, Italia e Idaho desde su primer día en los Estados Unidos en 2 de enero de 2007. Ahora, Livi dedica toda su atención a escribir como freelance. Ella ha sido una ávida escritora desde que era niña, ha tenido diarios desde que puede recordar, algunos de sus escritos más satisfactorios son para la Fundación Para Lo Mejor, compartiendo sus creencias en internet.

Tags: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *