Sin excepciones: los mormones siguen a su profeta

julio 15, 2013 • mormonismo • Views: 1778

La Familia: una Proclamación para el Mundo es uno de esos mensajes. No deja lugar a la interpretación o preguntas sobre la posición de la Iglesia y sus líderes sobre la familia y el matrimonio. Mientras que las filosofías del mundo son volubles y sujetas a cambios en cualquier momento, el Señor y Sus profetas han permanecido firmes e inmutables a través del tiempo. El élder Kevin R. Duncan, un miembro del Quórum de los Setenta (los Setenta, como en los tiempos bíblicos, son llamados a proclamar el evangelio y edificar la Iglesia), dijo:

Ciertamente, una de las bendiciones supremas de ser miembros de esta Iglesia es el que seamos guiados por profetas vivientes de Dios. El Señor declaró: “Nunca hay más de una persona a la vez sobre la tierra a quien se confieren este poder y las llaves de este sacerdocio” (Doctrina y Convenios 132:7). El profeta y presidente de la Iglesia hoy en día, Thomas S. Monson, recibe la palabra de Dios para todos los miembros de la Iglesia y para el mundo. Además, sostenemos como profetas, videntes y reveladores a los consejeros de la Primera Presidencia y a los miembros del Quórum de los Doce Apóstoles.

El mundo está repleto de muchísimos libros para autodidactas; infinidad de expertos autoproclamados; de tantos teóricos, educadores y filósofos que ofrecen asesoramiento y consejos casi para cualquier cosa. Con la tecnología actual, sólo estamos a un clic de cualquier información sobre una miríada de temas. Resulta fácil caer en la trampa de acudir al “brazo de la carne”5 en busca de consejo para todo, desde cómo criar a nuestros hijos hasta cómo hallar la felicidad. Si bien alguna información tiene su mérito, los miembros de la Iglesia tenemos acceso a la fuente de la verdad pura: Dios mismo. Haríamos bien en buscar respuesta a nuestros problemas y preguntas investigando lo que el Señor ha revelado por conducto de Sus profetas. [1] 

Los profetas son el sistema de alerta oportuna del Señor

Los profetas son el sistema de alerta oportuna del Señor. Al igual que los científicos buscan signos tempranos de terremotos, huracanes y otros desastres naturales para advertir a otros de un peligro inminente, los profetas y apóstoles de La Iglesia de Jesucristo buscan la guía y la inspiración del Señor para advertir a las personas de las tormentas espirituales y temporales inminentes que se presentan en nuestro camino. El fallecido élder Neal A. Maxwell,  un apóstol de Jesús Cristo, dijo:

…Los profetas están alertas a las tendencias pequeñas que constituyen un mal presagio para la humanidad. Por lo tanto, los profetas son el sistema de alerta temprana del Señor: ellos   detectan y denuncian de acuerdo a Su dirección. Lo que puede parecer una expresión prematura de preocupación profética es en realidad el descubrimiento temprano de una dificultad que luego dañará a las personas… los profetas son, literal y figurativamente, apartados de la sociedad, para que puedan evaluar mejor los problemas inminentes, ayudar a los que cesen y desistan de lo que está mal o prepararse para lo que está a punto de ser (Things as They Really Are, 1980, P. 77-7).

“La familia: Una proclamación para el mundo» es un gran ejemplo del sistema de alerta temprana del Señor. Hace veinte años, cuando se presentó la proclamación, pocas personas tomaron en serio la amenaza del matrimonio entre personas del mismo sexo. Pero el Señor y Sus profetas y apóstoles sabían lo que iba a venir, y crearon defensas para proteger la santidad y la estabilidad del matrimonio tradicional. El matrimonio tradicional no era ni siquiera un concepto, se trataba simplemente de matrimonio. Y el matrimonio era entre un hombre y una mujer. Dos décadas más tarde, los opositores del matrimonio entre personas del mismo sexo están luchando para proteger a la familia––y los profetas y apóstoles nos dijeron por qué ello era esencial en la Proclamación de la Familia. Los líderes de la Iglesia de Jesucristo han estado instando a los miembros a estudiar las enseñanzas en esta proclamación. Aquellos que hicieron caso al consejo tienen las herramientas para defender la importancia del matrimonio tradicional. Los argumentos de los defensores sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo son muy astutos y persuasivos. «¿Por qué negar algo tan maravilloso como el matrimonio a alguien? ¿Cuán justo es esto?», «Nos amamos y queremos hacerlo oficial». Pero la Proclamación de la Familia es clara, y los que optan por hacer caso omiso de las advertencias de los profetas y los apóstoles lo hacen bajo su propio riesgo espiritual.

Estamos en peligro si sentimos que nuestra situación es la excepción a seguir el consejo de los profetas, incluso «sólo por esta vez». Mi esposo y yo aprendimos esta lección dolorosa. Durante años, los profetas y los líderes del Señor han aconsejado a las personas que evitaran la deuda excesiva, de no pedir prestado más de lo absolutamente necesario, y no tomar acciones que no fueran para su casa, sobre todo para las inversiones. Pensamos que «sólo por esta vez» podíamos no escuchar la advertencia del profeta, por lo que estábamos tratando de lograr. Los mercados de bienes raíces estaban en auge, sobre todo en la ciudad turística donde vivíamos. Pero fue una decisión financieramente desastrosa. Fuimos tomados por sorpresa y arrastrados por las tormentas financieras que los profetas habían advertido que iban a venir. Salimos de ello con un mayor aprecio por los consejos y advertencias de los siervos ungidos del Señor, y nos comprometimos a seguir siempre al profeta sin importar lo que sea.

Seguid al profeta, él sabe el camino

Los miembros de La Iglesia de Jesucristo siguen a su profeta porque Él es dirigido por Dios. Pero esto no es obediencia ciega. Nosotros no seguimos el consejo del profeta porque se nos dice que lo hagamos, lo seguimos porque sabemos que es el camino más seguro en nuestro viaje por la vida. Y cada persona debe tener su propio testimonio de este principio. El presidente Monson dijo:

Aunque el mundo haya cambiado, las leyes de Dios permanecen constantes… A veces puede parecerles que las personas del mundo disfrutan mucho más que ustedes. Algunos quizás se sientan restringidos por el código de conducta al cual nos adherimos en la Iglesia. No obstante, mis hermanos y hermanas, yo les declaro que no hay nada que traiga mayor gozo a nuestra vida ni más paz a nuestra alma que el Espíritu que podemos recibir al seguir al Salvador y guardar los mandamientos. Ese Espíritu no puede estar presente en el tipo de actividades en las que tantos en el mundo participan…

Debemos estar atentos en un mundo que se ha alejado tanto de lo que es espiritual. Es esencial que rechacemos cualquier cosa que no se ajuste a nuestras normas, negándonos, en el proceso, a renunciar a lo que más deseamos: la vida eterna en el reino de Dios. Las tormentas aún nos azotarán en ocasiones, porque son una parte inevitable de nuestra existencia en la mortalidad. Sin embargo, nosotros estaremos mucho mejor preparados para afrontarlas, aprender de ellas y sobrellevarlas si tenemos el Evangelio como centro de nuestra vida y el amor del Salvador en nuestro corazón. [2]  

Hay mucha confusión y caos en el mundo. Vivimos en una época en que el mundo llama a lo que es bueno malo y malo a lo que es bueno. ¿Cómo sabemos cuál es el camino correcto? Lo sabemos al seguir al profeta y apóstoles del Señor Jesucristo. En la Iglesia de Jesucristo, los niños cantan una canción llamada “Sigue al Profeta” El último verso ha sido siempre uno de mis favoritos:

Pocos ya distinguen entre el bien y el mal,

si oyes las noticias cuenta te haz de dar.

Mas si por la senda recta hemos de andar,

a nuestros profetas hemos de escuchar..

…sigue al profeta, deja el error.

…sigue al profeta, lo que él dice manda el Señor.

ashleyAshley

Ashley Bell tiene 22 años, es esposa, madre, graduada de BYU y miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Ashley ama correr, cocinar, hacer jardinería, leer y sobre todo pasar tiempo con su familia y amigos.

Tags: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *