¿La misma organización que existió en la época de Jesucristo?

junio 25, 2014 • Creencias básicas mormonas, fe y esperanza, mormonismo, Reflexiones sobre Jesucristo, Uncategorized • Views: 4256

Jesus-Christ-Apostles-mormon

Jesús y sus Doce Apóstoles

 

En el Nuevo Testamento, en Efesios capítulo 4, versículos 11 y 12, se dice de Jesucristo: “Y él mismo constituyó a unos apóstoles; y a otros, profetas; y a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros; a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo…”

 

 

La Gran Apostasía

Tras la muerte, resurrección y ascensión de Jesucristo a los cielos, los apóstoles quedaron cumpliendo con su labor de hacer discípulos, pero luego de que cada uno de ellos hubiera muerto, la falta y pérdida de autoridad, verdaderamente legítima, se instauró en el mundo, dando paso al período conocido como la Gran Apostasía.

Este período se extendió a lo largo del tiempo y a pesar de la inspiración recibida por muchos buenos hombres, la autoridad real proporcionada por Dios no estaba en la tierra. No existían profetas, ni apóstoles verdaderos. Los líderes eclesiásticos eran dirigentes autoimpuestos o llamados por los intereses naturales del hombre o de alguna organización autodenomina cristiana y que se aferraba a la idea de ser verídica.

 

Hombres buenos sin autoridad

Muchos de estos hombres eran guiados por la Luz de Cristo, la cual es dada a todos los hombres sobre la faz de la tierra para poder discernir entre el bien y el mal. La inspiración podía llegar a los hombres y en sus buenos corazones obrar con principios cristianos.

A pesar de ello, no existía aquella organización instituida por Jesucristo, líder genuino de todo este movimiento del bien que procuraba mostrar el camino de la salvación. Muchas iglesias se constituyeron a la manera del hombre, pero el verdadero sacerdocio simplemente no existía ya en la tierra.

 

La Restauración

mormon-firstvision

La primera visión de Jose Smith

 

No fue sino hasta la primavera de 1820 cuando un joven de solo 14 años, José Smith, quién había sentido el deseo de unirse a una iglesia y así poder seguir las enseñanzas del Salvador Jesucristo, según la manera que Él mismo consideró desde el principio para el establecimiento del Reino de Dios sobre la tierra.

Este joven sabía que algo faltaba o era incorrecto en las organizaciones cristianas existentes. De hecho, en Efesios capítulo 4 versículos 13 y 14 se indica que la estructura que instituyó el Salvador procuraba “…que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia las artimañas del error”.

 

Fue de esta manera que José Smith pudo recibir una misión especial tras tener una experiencia espiritual inédita y que dio paso al milagro de la Restauración del Evangelio: la Primera Visión. En este momento, Jesucristo mismo en compañía del Padre Celestial se aparecieron a este digno hombre, quien recibió la instrucción necesaria para nuevamente instituir la Iglesia a la manera correcta, según Jesucristo mismo.

 

La verdad al mundo

En adelante, muchos sucesos salieron al mundo. El conocimiento de la verdad no se hizo esperar. Llamado por Dios, José Smith fue el líder de la Restauración de la verdad y de La Iglesia de Jesucristo, la cual se constituyó con Profetas, apóstoles, maestros, pastores, evangelistas e incluso setentas, quienes en su momento fueron formados por el propio Jesucristo en la Iglesia Primitiva.

El sacerdocio real se otorgó una vez más y según lo indicado por Dios mismo. Esta restauración da paso a la última dispensación de todos los tiempos. A los seguidores de Jesucristo y de Su Iglesia verdadera, se les reconoce como Santos, tal y como en la antigüedad, solo que éstos son los santos de los últimos días; los que muestran los signos y manifestaciones de la segunda venida del Salvador.

La Iglesia hoy

mormon-leaders-apostles

Quorum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

 

Hoy, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días sigue siendo la organización de Jesucristo, constituida y actuando de acuerdo con Sus preceptos y las enseñanzas de Sus apóstoles.  El sacerdocio está sobre la tierra y las verdades eternas se difunden en el mundo a través de la obra misional.

Las revelaciones continúan. Dios sigue hablando a sus hijos por medio de hombres llamados, inspirados y dignos de recibir las revelaciones para la guía de todos los hombres sobre la tierra. Las verdades de la Biblia siguen siendo preciosas y las verdades perdidas o torcidas en los tiempos de apostasía son esclarecidos por medio de tales revelaciones y por libros tan maravillosos e inspiradores como El Libro de Mormón, Otro Testamento de Jesucristo, Doctrina y Convenios y La Perla de Gran Precio, todos ellos libros canónicos de la organización verdadera de Jesucristo.

 

Reinaldo y Rosselly   Reinaldo Mendoza

 

Miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, donde sirve como Obispo del Barrio Unión, Estaca Los Sauces, Valencia-Venezuela. Periodista (Comunicador Social, mención Desarrollo Social), egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta en Venezuela. Magister en Teaching Higher Education, egresado de la Caribbean International University.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2018 Los Mormones. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.