Cómo el mormonismo desarrolla adolescentes sobresalientes

abril 1, 2013 • Los Mormones • Views: 2866

religion-mormona-doctrina3Un estudio realizado en 2005 por la Universidad de Carolina del Norte encontró que los adolescentes mormones superaron a sus pares de otras religiones en casi todas las categorías. Ellos eran menos propensos a participar en actividades que eran peligrosas, como el sexo prematrimonial o el uso de drogas, les iba mejor en la escuela, y tenían una mejor perspectiva hacia el futuro. Ellos tenían más probabilidades de permanecer en la fe a la que sus padres pertenecían y eran más capaces de debatir las doctrinas de su religión y de expresar su testimonio de ello.

Estos resultados no son sorprendentes cuando se evalúa la forma en que el mormonismo trata a los adolescentes. La Iglesia proporciona pautas para que los padres les ayuden a superar los retos de la adolescencia y también ofrece muchos programas de apoyo exclusivos para ellos. Las habilidades y valores enseñados a los adolescentes proporcionan el mejor resultado posible para mantener seguros a los adolescentes mientras se les enseña a ser miembros contribuyentes de la sociedad.

Mormón es un apodo que a veces se aplica a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Los adolescentes mormones son considerados miembros importantes y contribuyentes de su comunidad religiosa y desempeñan un papel fundamental en su éxito. Se les da muchas oportunidades de servir a los demás, de dirigir, enseñar, predicar y orar. Aunque tienen sus propios programas, también desempeñan un papel en la congregación.

En la mayoría de las iglesias, sólo el pastor tiene la oportunidad de dirigir las oraciones públicas y predicar. Los mormones tienen una iglesia laica y por tanto todos los que se mantienen dignos pueden hacer la clase de cosas que normalmente se realizan únicamente por un miembro del clero. Por ejemplo, el obispo (pastor laico) no da el sermón semanal. En cambio, los miembros de la congregación son invitados a hablar. Cada servicio cuenta con dos hasta cuatro discursantes que dan sermones breves. Cualquiera de doce años o más pueden ser invitados a dar un discurso en el culto de adoración principal, conocido como Reunión Sacramental. Los adolescentes hablan durante cinco minutos, mientras que los adultos hablan por diez a quince minutos, dependiendo del número de discursantes. La mayoría de los mormones hablan al menos una vez al año. Cuando un adolescente tiene la oportunidad de hablar en la reunión sacramental, tiene muchos años de experiencia de hablar en público con él, ya que los niños dan discursos de dos minutos y medio en su propio programa de inicio a los tres años.

Las oraciones públicas dadas al principio y al final de cada reunión sacramental, así como en cada clase, actividad o evento social, también son ofrecidas por los miembros de la congregación, y no por el obispo. Un adolescente puede ser invitado a dar una de las oraciones en la reunión sacramental y, nuevamente, empiezan a hacer esto en el programa de niños a los tres años.

Los adolescentes varones pueden recibir el sacerdocio a la edad de doce años. Esto no denota la manera en que el sacerdocio funciona en la mayoría de las otras iglesias. No es un trabajo de tiempo completo, sino que es una manera específica de actuar en nombre de Dios en determinadas circunstancias. Los adolescentes preparan y reparten la Santa Cena (comunión), ayudan a cuidar el edificio, y sirven como líderes de la Iglesia como sea necesario a través de su servicio en el sacerdocio. Las niñas suelen participar con la Sociedad de Socorro, organización auxiliar de mujeres adultas, en diversos proyectos de servicio también.

Tener un papel importante en la comunidad adulta construye sus habilidades y su confianza en sí mismos. Se mezclan con los adultos y tienen la oportunidad de interactuar y entrenar bajo líderes adultos con experiencia, que proporcionan modelos de rol para la conducta adulta. Esto les ayuda a verse a sí mismos como una parte importante de la congregación en general, no una porción segregada escondida en el ala de la juventud.

Los adolescentes, sin embargo, tienen sus propios programas, algunos de los cuales han sido sometidos a cambios dramáticos en los últimos años. Debido a que la edad para el servicio misional voluntario se ha rebajado tanto para hombres y mujeres, los adolescentes requieren más preparación para que estén listos para servir poco después de graduarse de la escuela secundaria. Estas misiones duran de dieciocho a veinticuatro meses y se llevan a cabo a tiempo completo lejos de su hogar y su familia. Son oportunidades de servicio a los demás sin remuneración y de centrarse hacia el exterior y en su fe.

Los adolescentes conducen sus propios programas para jóvenes bajo el liderazgo de los adultos. Esto significa que planifican sus propias actividades de entre semana, pero los adultos experimentados los guían al enseñarles habilidades de liderazgo y hacer preguntas. «¿Qué problemas cree que su clase está enfrentando? ¿Qué actividad podría ayudar a resolver esos problemas? »

Las clases dominicales ahora se enseñan usando un método de descubrimiento. Los maestros actúan más como mentores. Se ofrece un tema para el mes y un sitio web que se puede actualizar a medida que nuevos recursos o cuestiones surgen y se ofrece una serie de preguntas que los adolescentes pueden abordar sobre el tema durante todo el mes. Los adolescentes ayudan a elegir lo que van a aprender sobre el tema e informan a su maestro si sienten que les gustaría estudiar el tema de la semana también la semana siguiente. Los maestros señalan a los adolescentes los recursos y luego dejan que investiguen el tema por su cuenta. Luego, los estudiantes enseñan a sus compañeros lo que aprendieron de sus recursos asignados. Se espera que pregunten y respondan preguntas, en lugar de confiar en que el maestro responda todo el cuestionario, actúan sobre lo que han aprendido, y continúan su estudio en casa. Esto les da una mayor responsabilidad sobre su propio aprendizaje, les enseña a poner en práctica lo aprendido en el mundo real, y a investigar sus propias inquietudes sobre el evangelio. Son alumnos cada vez más autosuficientes y se preparan para tener una gran responsabilidad cuando sean adultos.

Los mormones no creen que los años de la adolescencia deban ser un patrón en espera, ni tampoco creen que deba ser un tiempo de exploración de riesgo y diversión y autogratificación ilimitados. Ellos enseñan a sus hijos adolescentes que son valiosos contribuyentes al mundo de los adultos y les proporcionan las habilidades necesarias para hacer una diferencia.

Más información sobre adolescentes mormones

Normas morales para los adolescentes

Juventud mormona

Disminución de la edad mínima misional

Terrie Lynn Bittner – quien ha escrito 40 entradas en AboutMormons.

2 Responses to Cómo el mormonismo desarrolla adolescentes sobresalientes

  1. dagoberto jones dice:

    Que interesante la vida adolescente de los mormones. te enseña como ser autosufiente en la vida.

  2. dagoberto jones dice:

    sea feliz sea mormon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *