Su familia murió mientra servia misión, una verdadera historia de fe.

marzo 6, 2015 • Experiencias misionales, Los Mormones, mormonismo • Views: 22581

Por LDSLiving.com

Mientras servía como misionera en la Misión Vancouver Washington, mi familia murió en casa (inclusive mi padre, mi madre y 2 de mis hermanos) a causa de una fuga de monóxido de carbono. Pero hay esperanza de sanación que solo puede ser encontrada a través del evangelio de Jesucristo.

El 24 de agosto de 2013, el élder Jeffrey E. Holland vino a visitar nuestra misión. Todos los misioneros estaban reunimos en uno de los edificio de la Iglesia, ansiosos de conocerlo. Habló con tal poder que recuerdo el Espíritu testificándome que él era efectivamente un apóstol del Señor y que todo lo que dijo era de Dios.

Recuerdo que nos dio una promesa a cada uno de nosotros. Nos dijo que “al servir sus misiones con todo su corazón, mente y fuerza, sus familias serán protegidas”. Me hice la promesa a mi misma, en ese momento, que sin importar cuan agotada alguna vez me sintiera, iba a servir al Señor lo mejor que pudiera.

El tiempo pasó y enfrenté muchas dificultades. Durante un periodo particularmente difícil le pedí una bendición a uno de mis líderes de zona. En la bendición me dijo que no necesitaba preocuparme por mi hogar, que mi familia estaba segura y permanecerían a salvo a causa de mi decisión de servir. Una vez más, sentí la seguridad de que el Señor guardaría sus promesas.

Pero el 23 de febrero del 2014, justo 3 días después de cumplir un años desde que dejé el Centro de Capacitación Misional, mi vida cambió para siempre.

Eran las 10:30 de una noche de domingo y en el momento en que terminaba de hacer mi oración para ir a dormir, golpearon la puerta. Después de una desconcertante pausa, mi compañera y yo fuimos a responder a la puerta. Ahí estaban las últimas dos personas que hubiéramos esperados que estuvieran: nuestro presidente de misión y su querida esposa, ambos con una expresión de gravedad.

Me dieron un abrazo y en ese momento supe que algo andaba muy, muy mal. Con lagrimas en sus ojos y con voz temblorosa, mi presidente de misión me dijo lo inimaginable. Había ocurrido un accidente en mi casa en Idaho. Durante la noche anterior la casa se había llenado de monóxido de carbono, matando así a mi mamá, mi papá y mis dos hermanos menores, Keegan y Liam.

Estaba tan consternada que no podía respirar. No podía creerlo. Recién había hablado con ellos en Navidad. Recién le había escrito un correo electrónico a mi mamá la semana pasada. Pero, entre más trataba de negarlo, sabía en mi corazón que era verdad. Mi compañera y yo empacamos algunas cosas y pasamos la noche en la casa de misión.

Mi presidente de misión ofreció darme una bendición. Sentí que necesitaba una con urgencia y me dio una poderosa bendición. Aunque no puedo recordar todas las palabras que dijo, si recuerdo la paz que sentí y que me consoló. Sin embargo esa noche me acosté sin poder dormir, el desastre no me había golpeado totalmente aún.

El día siguiente se volvió como una nebulosa mientras recibía muchas cartas de apoyo. Se me permitió hablar con mi tercer hermano, Ian, quién también estuvo lejos de la tragedia porque estaba sirviendo una misión en la Misión Dakota del Sur Rapid City. Ambos estabamos confundidos e inseguros sobre lo que íbamos a hacer sin nuestra familia.

La semana siguiente, volé a Salt Lake City y me encontré con Ian. Habías pasado 18 meses en los que no nos habíamos visto y estaba muy feliz de verlo. Volamos juntos a Pocatello y nos bajamos del avión abrazados. Saludamos a otros miembros de nuestra familia mientras lloraban. Así es como nuestra familia nos vió: unidos en el intento de permanecer juntos y aprender del otro para apoyarnos.

Para mi, el tenerlo conmigo me brindó fortaleza. Eramos inseparables esa semana.

El funeral

19751

Vimos tremendas demostraciones de cariño durante el funeral. Tantas personas asistieron que lo tuvieron que transmitir a dos centros de estaca.

Sabíamos que muchas de las personas que asistirían no eran miembros de la Iglesia. Las personas que hablaron testificaron del plan de salvación y alguien cantó la canción “Sus manos”. El Espíritu era muy fuerte y hubieron muchos que comentaron sobre el sentimiento de paz presente.

Un miembro de los Setenta, el élder Lawrence E. Corbridge, también asistió al funeral y compartió una carta escrita por el presidente Monson para nuestra familia. El presidente Monson escribió: “En este difícil momento, es difícil entender desde una perspectiva mortal, pero necesitamos entender que la muerte es un paso necesario, y su familia se está preparando para unirse otra vez”. Estas palabras y el apoyo que recibimos de la Iglesia entregó mucho consuelo a nuestra familia y mostró a todos en el funeral (miembros y no miembros) que los líderes de la Iglesia se preocupan profunda e individualmente de sus miembros.

Comenzar una “nueva normalidad”

No mucho después de eso, estaba hablando con un amigo muy cercano que también había perdido a su madre inesperadamente hace 6 meses. Mientras conversábamos sobre nuestros sentimiento, sobre la vida y sobre lo que ibamos a haber, ella me dijo: “solo trato de descubrir mi nueva normalidad”

Esa frase me golpeó. La vida que conocía antes se había ido y nunca iba a volver a ser lo mismo. Pero mi vida se adaptaría, de alguna manera, al abrupto cambio y algún día volvería a ser “normal” otra vez. Sería diferente, sería nuevo y eventualmente se llegaría a ser mi nueva normalidad.

Al comienzo, en medio del intento de recobrar y encontrar mi “nueva normalidad”, otra pregunta nos perseguía a mi hermano y a mí: “¿cuando van a volver al campo misional?”

Ninguno de nosotros estaba seguro de qué era lo que se esperaba que hiciéramos, pero ambos queríamos hacer lo correcto. Por tanto decidimos que ambos oraríamos por separado para descubrirlo en nuestras mentes y tomar nuestra mejor decisión. Pasaron un par de días e Ian sintió que ya había recibido sus respuesta de inmediato y que tenía la impresión de que debía permanecer en la casa. Yo, por el otro lado, sentía que el Señor no estaba respondiendo mis oraciones.

La mañana del sábado siguiente un claro pensamiento vino a mi mente. Supe que no era yo. Simplemente decía “necesitas escribir un blog sobre tu experiencia”. Pense que era raro. Había blogueado durante mi misión luego que la Primera Presidencia anunciara que los misioneros comenzarían a usar herramientas de proselitismo en línea, pero compartía, más que nada, impresiones sobre las escrituras. Nunca compartí nada muy personal, pero entre más pensaba sobre eso, más sentía que era lo correcto. Había recibido una respuesta. No sabía cómo lo haría, pero la impresión era muy fuerte.

Para seguir mi impresión, comencé a escribir sobre mi experiencia. Mi primera entrada fue corta y simple, explicaba lo que había pasado y el objetivo de mi blog.

No estaba muy segura de qué esperar de todo esto y no sabía si alguien lo iba a leer, pero definitivamente no estaba esperando la respuesta que obtuve. Mis amigos no solo me animaron, sino que también lo compartieron con sus amigos y eso llevó a que personas que nunca había conocido también compartieran mi historia y mi testimonio.

Empecé a recibir mensajes de personas que habían leído mis publicaciones. Algunos me dejaron mensajes de gratitud y me dijeron que mis palabras habían sido la respuesta a sus oraciones. Otros me explicaban que habían perdido a un ser querido pero nunca supieron cómo compartir sus sentimiento y que mi blog les había ayudado. Otras personas me preguntaban si podían usar mis publicaciones para sus lecciones en la Iglesia o en discursos sacramentales.

Mientras todo esto ocurría, me sentí muy humilde al saber que estaba ayudando a personas a través de mi experiencia y mis palabras.

Una decisión de volver

Durante el año pasado, aprendí que a veces el Señor nos pide cumplir con mandamientos que no entendemos. A veces Él nos pide hacer algo muy difícil cuando nos sentimos extremadamente débiles. Otras veces nos pide que hagamos más cosas que las que nosotros pensamos que somos capaces de hacer. Pero, en la medida que le ponemos a Él en primer lugar, las bendiciones llegan.

Dos meses después del funeral, Ian y yo pudimos asistir a la conferencia general de abril en Salt Lake City.

Cerca de una semana después, Ian y yo estamos conversando y me confesó que durante la conferencia general sintió una fuerte impresión del Espíritu de que necesitaba terminar su misión. Eso había estado en su mente la semana completa y estaba ansioso por volver.

Ian se fue dentro de las siguientes dos semana. Se fue tranquilo y se lo comentó solo a pocas personas. La devoción de mi hermano por el Señor me ayudó para superar mi pena de verle partir de nuevo.

19755

Nunca estamos solos

Ha pasado un año desde el fallecimiento de mi familia. La gente aún me pregunta cómo estoy. No siempre tengo la respuesta para eso.

Hay días que son intensamente difíciles. A veces hay días en que duele levantarse en la mañana. Aún pienso muchas veces en el día en mi mamá, mi papá, Keegan y Liam.

Ha sido un año dura para mi y mi familia, por decirlo menos, pero también a sido un año de bendiciones. Las tiernas misericordias del Señor nunca cesan. Mi misión me ayudó para prepararme para estas experiencias; no obstante, al regresar a casa fue cuando tuve que poner sinceramente a prueba aquellas lecciones. Descubro que cuando no leo mis escrituras, o si no me doy el tiempo para realmente hablar con mi Padre Celestial, ahí es cuando entra el adversario. He aprendido que no puedo hacer esto sin la ayuda de mi amoroso Padre Celestial.

También he llegado a amar, apreciar y entender mejor la Expiación de Jesucristo. Sé que nunca la entenderé por completo durante mi etapa probatoria en el plan eterno del Padre Celestial, pero tengo un firme testimonio de eso. He llegado a darme cuenta que la Expiación no es solo para que podamos arrepentirnos, la Expiación fue un acto de servicio por amor a nosotros y se llevó a cabo para que podamos arrepentirnos y estar con nuestras familias terrenales y nuestra familia celestial para siempre.

Y por eso estoy eternamente agradecida.

A menudo reflexiono sobre esa bendición apostólica que se me dió como misionera y me he llegado a dar cuenta que la bendición del élder Holland fue cumplida. Mi familia está bien. No, ellos no están con Ian y conmigo ahora, pero ellos siempre están cerca de nosotros. Están más seguros de lo que nunca antes pudieron estarlo aquí en la tierra.

Somos una familia eterna y el Padre Celestial guardó su promesa de mantener a mi familia a salvo si Ian y yo servíamos nuestras misiones con todo nuestro corazón, poder, miente y fuerza. Y siempre nos esforazaremos para ser dignos de esa promesa al seguir cumpliendo con nuestras misiones en esta tierra.

Descubre más de Parrish en su blog: jensparrish8.blogspot.com

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

32 Responses to Su familia murió mientra servia misión, una verdadera historia de fe.

  1. Gladys Rodríguez de Sosa dice:

    Es admirable la forma en que estos jovenes aceptaron la pérdida de su familia, las bendiciones surgieron efecto,
    la fé en Dios creció bastante y pudieron continuar su vida con resignación.

    • Roxana Ibarra Sánchez dice:

      Es increíble ver cómo NPC nos prepara para soportar las pruebas más difíciles, hace 12 años mi primera bebé murió, la esperaba con mucho amor y anhelaba tenerla en mis brazos y llenarla de besos. La voluntad de mi Padre Celestial era que ella sólo viniera a ésta tierra a tomar un cuerpo y regresar a su presencia, me siento muy agradecida por haber sido un instrumento en sus manos para lograr su propósito

    • hugo zavala dice:

      al leer esta experiencia se me hace un nudo en la garganta, solo me queda dejar una oración con todo mi corazón a Dios por estos buenos hermanos por su gran ejemplo de permanecer inalterables, firmes constante, inmutables en su fe,de abrazar nuestras creencias y seguir confiando en sus promesas y bendiciones muy triste por tan difícil experiencia de entender y sorprendido de que en estos tiempos haya tanta fe como la de estos 2 jóvenes

  2. ana Soto dice:

    Me acabo de encontrar con su historia hermana y no puedo parar de loorar en pensar en su dolor me duele de verdad el corazon, soy madre de un misionero que sirve en Colombia yo soy de Chile, y realmente aveces no comprendemos todo lo que nos toca vivir en la vida en el momento pero no tengo la menor duda que un dia se nos mostrar por que tuvimos que pasar por esas experiencia en esta vida y veremo y comprenderemos Sec que la Expiacion nos libera de todos nuestros dolores aun cuando sean tan dolorosos como elmsuyo. Solo espero que en este año que ha pasado sea mas llevadero ese dolor perdi a mi madresiendo muy joven y aprendi a llevar mi nueva normalidad como dijo un dia su amiga, Eso es lo que El Señor nos promete tener la Paz en este mundo, de aca de un pais muy lejano orare por ud gracias por su fe por su fortaleza ynejemplo con mucho amor Hna Anita Soto Rancagua Chile

  3. Teresa Guardia dice:

    Gracias, mi querida y joven hna. mi hijo regresa de la misión, este martes proximo 10/03. me ha llegado al
    corazón. pero se que esto puede pasar..y muchas veces me lo he dicho.En una clase de seminario, cuando era maestra, ante la pregunta de un alumno..le conteste que la muerte trágica tambien llega a los santos, PERO EL SEÑOR NOS HA PROMETIDO..QUE AUN LA MUERTE ES DULCE PARA AQUEL QUE A SIDO OBEDIENTE, Y TEMEROSO DE DIOS…Animo mi dulce jovencita, me ha tocado el corazón, el Señor siempre te
    tendra en sus brazos.. Te amo y te deseo lo mejor , un beso cariñoso de una mamá, que espera el regreso de
    su hijo este martes 10…besosssss

  4. ana meza sedano dice:

    Hermana me siento asombrada por su valentía, oro al Padre que la bendiga ahora y siempre el Señor está con Ud. y su hermano, siga adelante un sabio consejo vaya al Templo con regularidad y si puede sea Obrera, el Señor la necesita allí, la admiro mucho, soy Obrera en el Templo de Lima Perú, soy viuda hace 14 años y este es el tiempo que tengo en el Templo me refugié alli, el Señor la bendecirá mucho mi amada hermana.

  5. Annabella Moreno dice:

    Hola…gracias por compartir tu experiencia.
    Definitivamente hermosa, aunque dolorosa; Sè que el Señor bendecirà tu vida; por tu amor y servicio abnegado en tu misiòn. Yo vivo lejos de mi familia y les extraño siempre; y tengo mi hermana menor fallecida; y puedo comprender aunque en una minima parte tu dolor; pero sè con toda seguridad; que las entrañables misericordias del señor; destilaràn a tu alma, como rocio del cielo; ya que èl ha prometido que si somos fieles, jamàs nos dejarà.
    Un abrazo…!!!..Eres una hermosa hija de Dios…y eres mi hermana…porque recuerda que la familia SUD es grande y mundial, no estas sola, nunca lo estaràs; Jesucristo vive y siempre estarà allì para sostenerte y recibirte con amor algùn dia..para que puedan estar juntos otra vez.
    Cariños..!!.
    Bye.!
    Annabella Moreno A.

  6. Rosa Tabilo Aguilar dice:

    Al leer esta experiencia «terrible» hermana y seguramente de su hermano y que son fieles al Señor, me ha hecho pensar en mi vida y la de mi familia, durante la misión de mi hijo, quien sirvió en Brasil Sao Paulo Norte desde julio 2012 hasta mayo 2012, la salud de mi esposo estuvo relativamente bien, sin problemas, 13 días después de la llegada de mi hijo se desató una vorágine de enfermedad de mi esposo, comenzó con una herida pequeña en su pie izquierdo terminando por una amputación de su pierna en 2 oportunidades y rápidamente se presentó el alzheimer, está postrado, en 8 meses nuestra vida cambió radicalmente, al leer lo que dice la hermana lo de, «la nueva normalidad», siento que mi vida es eso, nunca nos imaginamos lo que pudiera ocurrir en el transcurso de nuestra vida, pensé que lo más terrible que puede pasar es que muera un hijo, yo lo pasé, mi hija de 6 años cruzó el velo hace 26 años, pero me costó mucho aceptar la enfermedad de mi esposo, lloré mucho y aún lloro a veces, pues él depende totalmente de mi y de su hijo en todo aspecto, el consuelo de saber que las familias son eternas es importante, tengo un gran testimonio de que así es, y llegar a la conclusión de que mi esposo no me recuerda totalmente y que llegará el momento en que me olvidará definitivamente pero, que al otro lado del velo cuando le toque partir, sí me recordará y en la resurrección podemos volver a estar juntos por toda la eternidad. Gracias por compartir y permitirme compartir también, amo este evangelio de felicidad, esta Gran Obra de Salvación, si no la tuviéramos, la tristeza no sería igual, la conformidad llega a nuestras vidas por la fe en esto que Las Familias Son Eternas.

  7. Luzmila dice:

    Gracias hna. Por compartir su testimonio, realmente nos fortalecemos unos a otros al sentir el poder y don del espíritu santo.
    Un apóstol dijo: Nuestra firme convicción de la veracidad del Evangelio es un ancla en nuestra vida. Al igual que el Señor conocía a Nefi, Dios nos conoce y nos ama. Ésta es nuestra época; éstos son nuestros días. Nos hallamos en medio de la acción. Nuestro firme testimonio personal nos motivará a cambiar y después a bendecir al mundo.

  8. tamara dice:

    Hola hna, soy de chile, la verdad es que me encontré en mi muro de facebook con esta historia ysemto que remeció mi corazón… hace un tiempo que no voy a la iglesia, tengo un hijo y un marido que no es miembro de la iglesia pero que pese a todo me insta a ir, sin embargo cada vez que voy me siento triste por mi situación, el hecho de saber que mi familia no esta sellada y que no estaremos juntos por la eternidad, pero al leer su experiencia me doy cuenta que estando aquí en casa no lograré que eso ocurra… sentí tan fuerte el espiritu leyendo su testimonio que me he dado cuenta de lo equivocada que estoy y del mal ejemplo que he estado dando a mi familia dejando wue el adversario maneje mis emociones y poniendo la tristeza como excusa de mi inactividad…. muchas gracias sinceramente….este fue el impulso que necesitaba para cambiar y no lo olvidaré, sin duda su familia en el cielo y usted no solo han fortalecido mi espiritu sino que tambien el de muchas personas mas….gracias.

    • Deneb dice:

      Hermana Tamara,
      Que gusto saber que siente el deseo de volver a la iglesia deseo con todo mi corazón que su familia pueda sentir esto mismo y así logren su meta juntos, y apoyándose en nuestro padre celestial todo e mas fácil solamente debemos tener fe.
      Saludos y un fuerte abrazo
      Éxito.

  9. Juan de la cruz romero segundo dice:

    Hna.gracias por compartir su testimonio le comento que iba en la micro y empecé a leer su testimonio y no pude contener mis lágrimas pero me bino a mi mente que nuestro padre celestial siempre esta con nosotros si somos fieles y obedientes. Yo testifico y lo siento en mi corazón que así es ; yo también perdí a mi hermano y viaje a otro país pensando que lo acurrido se quedaría allá pero no fue así me entregue en cuerpo;mente y alma y hoy se que el esta bien y yo seguiré trabajando en la obra para algún día sellarme en el templo por el eso me da la paz que sera así yo lo se y comporto esto en el nombre de Jesucristo amen

  10. concepción dice:

    Hermanita, la quiero. Sus padres donde están se tienen que sentir muy felices por ti y tu hermano. Siento muchísimo vuestro dolor, pero verás que sentirás las fuerzas para seguir.

  11. cecili rojas dice:

    Muchas bendiciones para ti y tu hermano son un gran ejemplo para miles de personas que les a tocado perder un ser amado no se si yo lo uviese soportado e a prendido a vivir sin mi esposo con la alluda de mi Padre Celestial y el amor de mis hijos y nietos un gran abrazo y se sin ninguna duda que su hermosa familia los estara esperando cuando llege el momento que Dios los bendiga con todo el amor y la fortaleza que el solo save dar

  12. lucy dice:

    Admirable y dulce hija de Nuesatro Padre Celestial!!!!!cuanta entereza y Fe te pidio Tu padre y la pusistes a prueba con toda tu fe!!!!!!esdolorosa la separacion fisica de seres que amamos tanto como padres y hnos!!!!pero tambien tenemos la firme promesa del reencuentro celestial!!!!!gracias por que con tu dolor ayudastes a muichos que no tnemos esa fe como el grano de mostaza!!!!El señor los ama!!!y son ejemplo de Juventud de SION!!!!un abrazo lleno de amor y luz para uds. dos!!!!!!!

  13. Roberto Galván Bustos dice:

    Por mas difíles que sean las experiencias en nuestra vida mortal,siempre nos mostrarán el amor de DIOS, al recibir el consuelo que necesitamos.Una amada amiga, compartió su experiencia de la pérdida repentina de su hijo mayor, y dijo que en esos momentos el conocimiento del Evangelio de Jesucristo, y sus dulces enseñanzas, estaban conflictuados en su corazón, por sus sentimientos de profunda tristeza. Nunca podremos saber porqué vivimos esas pérdidas.Lo que si sabemos, son las grandes promesas de Nuestro Padre, para sus hijos fieles. Gracias por compartir esta experiencia, que bendice la vida de muchos de nosotros. Que NUESTRO PADRE CELESTIAL Y JESUCRISTO, les bendigan con forlaleza, fe, y testimonio. Oramos por ustedes, y les deseamos que puedan ver con ojos espirituales,un futuro glorioso, con sus seres queridos, POR TODA LA ETERNIDAD.

  14. alejandra dice:

    Gracias por compartir tu historia, tu testimonio. Vino a mi mente mis hermanos y nuestra experiencia, vivimos esos sentimientos y experiencia similar ya hace muchos años, y hoy a leerte volví a sentirme agradecida de ser sud. Puedo asegurarte que de una manera u otra sentiras que las ventanas de los cielos se abren para ti por tu obediencia y siempre sentiras que ellos están contigo, un abrazo.

  15. Claudia Villarroel Bellota dice:

    Estoy muy admirada por el valor que ha demostrado ante tan difícil prueba que le ha dado el Señor ,sin embargo estoy segura que la paz que sintió después … ha venido directamente del Señor y que las promesas dadas a quienes cumplen con los mandamientos y trabajan en su obra a cuanto se requiera, tienen cabida a esas bendiciones eternas.Esta experiencia nos motiva a seguir confiando en el Señor siempre.

  16. Yleana Patricia ,Villegas de Rojas dice:

    Querida hermana, admiro su fortaleza, como padres siempre pensamos en acompañar a nuestros hijos en los momentos importantes de su vida, mis dos hijos sirvieron casi al mismo tiempo en diferentes misiones , con mucho amor y esperanza pedía por ellos y por su progreso en el campo misional! Al regresar pudimos apoyarlos . Dios nunca va a desamparar a sus hijos, Dios nos prepara para las pruebas que vamos a enfrentar, ustedes son una muestra de que nuestro padre eterno nos ama!

  17. felicita gonzalez dice:

    ME DA UN SENTIMIENTO DE AMOR POR LA FORTALEZA DE ESO DOS HERMANOS Y SEGIR ADELANTE CON SU VIDA HASTA QUE EL SEÑOR LOS UNA CON SU FAMILIA POR LAS ETERNIDADES LOS ADMIRO POR SU FORTALEZA

  18. Martha Leticia Ferreira García dice:

    gracias por compartir esta experiencia. Gracias x enseñarnos que se puede ser fuerte ante tales circunstancias que aun cuando duelan tenemos la bendición de tener el evangelio en nuestras vidas que nos enseña que algún día nos volveremos a ver Tengo 2 hijos en la misión y cuando el 1′ se fue le dio una bendición a mi madre y ella le dijo Cuando regreses quizás ya no este aquí Y así fue El se fue en enero y ella falleció en mayo El otro hijo se fue en septiembre Llore y me dolió que mi madre partiera pero soy feliz porque mis hijos están sirviendo una misión Y nuevamente gracias x compartirnos tus experiencias Estoy segura que el Padre te tiene preparado algo grandioso en tu vida Que NPC te bendiga siempre Ve al templo lo mas seguido que puedas Eres una hija especial del Padre Recuerda siempre que eres de un inmenso valor

  19. Sandra Pérez C. dice:

    Ustedes son muy Valientes y llenos de amor por Nuestro Salvador, gracias por seguir adelante, se que eso es lo que sus padres desean y tiene mucha razón, sus familiares están a salvo en el Paraíso de Dios, que el Señor los consuele y les llene de fortaleza, soy miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, en Panamá. Les deseo muchas bendiciones.

  20. liliana fuentes dice:

    hermanita no he parado de llorar por su historia yo perdi a cuatro de mis hijos se fueron al lado del Señor mi ultimo hijo se fue 2012 abril 27 tenia 26 años y era mi primer bb era de lo mas amoroso conmigo yo era todo para el y el para mi y al perderlo me senti morir estuve muerta durante 2 años sin querer vivir no me podia levantar…trataba de haser de todo para no pensar pero era muy doloroso vivir me costaba respirar….una tarde me puse a haser huevos de pascua en abril de año pasado dia 17 …hice 2 huevos especiales 1 para jesucristo y uno para mi bb y ore al padre de rodilas y le pedi que viniera a mi asa con mi bb y que lo iva a esperar hasta el dia 20 que terminaba la pascua …cada dia que pasaba miraba los huevos de pascua ….le preguntaba a mi madre si alguien habia venido por los huevitos pero me decia que no el dia domingo me levante y le dije a mi Dios Señor quien soy yo para tentarte a venir a mi hogar y me puse a limpiar de repente..legaron los elderes y los recibimos yo por mi pate llorando les pedi una vendicion de consuelo y en ella mi Padre celestial me dijo que mi bb estaba triste si yo lo estaba que me tenia que levantar me dijo muchas cosas que solo yo savia yal teminar la vendicion mi espiritu me dijo son ellos y sin poder hablar me diriji a ellos y les entregue los huevitos pero como yo habia echo uno para cada uno especial y le pedi que los eligieran y cuando vi que uno de ellos tomo el de mi bb no pude soportarlo mas y rompi enllanto y le pedi por favor que me abrace y el miro a quien seria jesucristo y el con una ternura en sus ojos asento con su mirada a mi bb y el corrio a abrasrme me abrazo como solo el lo hacia ….de alli en adelante comence a estar mejor hoy escribo llorando sabiendo que el esta bien pero mi pena es mas suave …se que Dios existe y se que me ama cada dia de mi vida me puse mis investiduras por que quiero haser todas las cosa bien da a dia y espero tu puedas superalo por que el esta alli presto a alludarnos besito

    • Selene dice:

      SINCERAMENTE LE CONSIDERO MUY FUERTE, YO EN LO PERSONAL NO PODRIA SUPERAR ALGO ASÍ. MI HERMANO SIRVE UNA MISION EN ECUADOR, EN CASA VIVIMOS MAMÁ, EL ESPOSO DE MI MAMÁ Y YO, COMO SABRAN EN ECUADOR LA MONEDA ES EL DOLAR Y SOY PRACTICAMENTE EL SOSTEN DE LA CASA Y A VECES SIENTO QUE NO PODRÉ CUBRIR LOS GASTOS DE LA CASA Y CONSEGUIR TODO LO QUE MI HERMANO NECESITA PERO LEER SU HISTORIA SUPERA CUALQUIER COSA QUE YO PUDE HABER PENSADO. REALMENTE SE AHORA QUE HAY COSAS PEORES DE LAS CUALES NO TENDRIA EL VALOR DE ENFRENTAR CON TANTA FE COMO USTED. DE VERDAD HERMANA QUE LE AGRADEZCO QUE PUBLICARA SU EXPERIENCIA.

  21. Elvira dice:

    Es una bendición ser miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, no es fácil perder a las personas que amas con todo tu corazón, pero el saber el plan de redención y que podemos ser FAMILIAS ETERNAS nos da consuelo y esperanza; . este 12 de marzo mi esposo cumpliría 46 años ya tiene 3 años que murió aun no sana del todo la herida pero mis hijos son mi fortaleza. Gracias hermana por su historia personal veo que realmente usted y su hermano tienen mucha fortaleza Espiritual y un testimonio tan grande que nos ayudan a todos.

  22. Nancy dice:

    Me conmueve este relato… Ha está altura de la vida ya he perdido a mis padres y se que se siente al quedar sola… Pero no hay mayor amor del Padre… Porque nunca me he sentido sola…Gracias por compartir tu vida y los dolores de la misma… Sigue adelante y nunca heches pie atrás.

  23. ANDREA ABALOS dice:

    Hermana:
    Sin duda las pruebas nos fortalecen, el perder a toda su familia de un solo golpe es duro, pero el reconocer el gran amor de nuestro Padre Celestial hace que su dolor y su pena se transformen en sentimientos de gratitud por la hermosa familia que pudo tener por algunos años aquí en esta vida y que tendrá por las eternidades, su historia me ha conmovido, como lo han manifestado muchos hermanos, ud. es fuerte y con un gran testimonio sobre las verdades del Evangelio.
    Un abrazo a la distancia, mucha fuerza para ud. y su hermano, sobre todo en los días difíciles que seguramente tendrá que vivir…..
    Para su hermano , el es valiente al retomar su Misión después de esta enorme y dura prueba, pero las bendiciones que recibirá calmaran siempre sus dolores. El servir es una prueba de amor, mi hijo sirvió como misionero regular y regreso con honor, el crecimiento espiritual y emocional que alcanzan es incalculable…..
    Gracias por compartir sus sentimientos, ud. y su hermano son muy especiales………un abrazo desde Chile

  24. Gabriel illanes dice:

    sin palabras…trabajo para el centro de capacitacion misional en provo,MTC, y alli puedo ver cada dia milagros en estos jovencitos que lo dejan todo para servir al SENOR. seguro el PADRE pondra cada pieza en su lugar y les dara el consuelo que necesitan,sin duda lo hara,El siempre cumple sus promesas!..estaran en mis oraciones…

  25. Maria Elena dice:

    Hija en verdad me hizo llorar mucho la experiencia que han tenido ustedes, se que Nuestro Padre Celestial jamàs los dejara solos y que tu sientes su presencia a tu lado por que se nota en tus palabras, tambien se que tus padres están muy satisfechos contigo y con tu hermano, por la manera de actuar de ambos ante lo ocurrido, y quiero que sepas que a partir de hoy estarán presentes en mis oraciones, al igual que todos los misioneros, yo tambien tengo la bendición de ser madre de un Misionero, y es una de las mas bellas experiencias que e tenido en mi vida, asi que me imagino como debieron sentirse tus padre al tener no solo un hijo al servicio de nuestro Dios, sino dos hijos sirviendo, debiò ser indescriptible, y esto habla de los excelentes padres que tienes, sigan adelante no están solos, Dios y Jesucristo están con ustedes y nosotros estaremos orando por ustedes, te mando un fuerte abraso, y te agradezco por enseñarnos a ser fuertes con tu ejemplo

  26. milton rueda dice:

    que lindo testimonio….es una joven que ama al salvador porque sabemos y compartimos ese dolor de la muerte pero si nos entregamos al salvador todo lo cura….siga fuerte hermana

  27. Sandra dice:

    Con todo el corazón agradezco que compartas con todos nosotros tu historia que es algo que nos llega al alma a todos los que la leemos, recuerdo cuando leí la noticia de tu familia y siempre pensé en ti y en tu hermano, oré por ustedes, pedi fortaleza para que pudiera soportar esos momentos difíciles, hoy leo como te encuentras y agradezco tu testimonio que fortalece aún más el mio, les envío a ti y a tu hermano mi cariño y admiración, que nuestro Padre Celestial y nuestro Salvador derramen sobre ustedes sus ricas bendiciones y su Espíritu siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *