Cómo no llegar tarde a la Iglesia otra vez

noviembre 11, 2014 • mormonismo • Views: 16443

La mayoría de las familias tienen en algún momento dificultades para lograr llegar a tiempo a la Iglesia. Llegar a tiempo puede sentirse como una lucha contra la naturaleza. Pero, mientras usted puede sentirse de esta manera, a la vez, es posible cambiar la estres del domingo por la mañana en el éxito del domingo por la mañana.

 

 

¿Qué familia es la tuya? ¿Están todos sentados en la banca antes de que comience la Reunión Sacramental, escuchando la música del preludio con el cabello peinado, los zapatos lustrados, y las escrituras en la mano? ¿O, usted llega después de que la Santa Cena ha pasado, arrastrando a los niños y las bolsas de pañales, o se encuentra de pie en la parte posterior, buscando entre la congregación un lugar para sentarse?

 

Si este último te describe mejor, no se desespere, hay esperanza. Es posible que una familia, sea cual sea el tamaño y en cualquier estado inicial de desorganización, disfrute de todos los beneficios de llegar a la Iglesia a tiempo todos los domingos, que incluye más que sólo ser salvado de la vergüenza de llegar tarde.

 

“Llegar a la Iglesia a tiempo es una tarea importante para las familias, especialmente las familias con muchos hijos y niños pequeños,” dice Shirley Klein, directora asociada de la escuela de la vida familiar en la Universidad de Brigham Young. “La estructura y el orden de una rutina de domingo por la mañana ofrece una sensación de seguridad y estabilidad que promueve el bienestar de los individuos y familia”.

 

¿Estructura? ¿Orden? Si estas palabras no pueden aplicarse a su familia el domingo por la mañana, es el momento de darle una renovación a la mañana del domingo.

 

Básicamente tres tareas deben llevarse a cabo el domingo por la mañana para llegar a la Iglesia a tiempo: todo el mundo tiene que ser alimentado. Todo el mundo necesita vestirse. Todo el mundo necesita encontrar las pertenencias esenciales para el éxito de la mañana del domingo. Aquí está cómo hacerlo todo:

 

Ponga el despertador. Las tareas que se tienen que completar el domingo por la mañana implican movimientos que son tan precisos como los del ballet de lunes a viernes que cada uno realiza para llegar al trabajo y/o a la escuela a tiempo. No ampliar el tiempo a las tareas que necesitan ser hechas sólo porque es el día de reposo. Hay que comprometerse a levantarse temprano el domingo al igual que el resto de los días laborables. (Si los padres se levantan varios minutos más temprano que los niños a prepararse para su día, todo funciona mejor).

 

Simplificar el desayuno del domingo. Con siete hijos a salir por la puerta durante mi vida de joven casado, he intentado muchas maneras diferentes de hacer más fácil el desayuno del domingo. Finalmente, me pareció que la fórmula mágica los Pop-Tarts. Ya que mis niños comen desayunos nutritivos el resto de la semana, decidí que el domingo por la mañana podría disfrutar de Pop-Tarts y un vaso de leche. Fue la solución perfecta: Pop-Tarts podrían ser servidos en una servilleta, a todo el mundo les gustó y era algo especial que impulsó a los niños a salir de la cama.

 

Designe sitios para todo lo necesario para la adoración del domingo. Manteniendo las escrituras en una ubicación central a lo largo de la semana no sólo ayuda a los domingos por la mañana, sino también ayuda a lo largo de la semana, con los estudios de las escrituras personales y familiares y la noche de hogar. Una canasta en la sala de estar, un espacio en una librería, o en cualquier lugar conveniente puede servir como la Gran Estación Central de escrituras de todo el mundo. Una familia que conozco las mantiene alineadas entre las barandillas de las escaleras, haciendo que sean fáciles para agarrarlas yendo para arriba, abajo o saliendo por la puerta hacia la Iglesia. Sugerencia: Poner a los niños de dos años de edad a cargo de las escrituras. A ellos les encanta todo lo que sea para colocar en el lugar adecuado.

 

Identifique algunas reglas sobre la ropa del domingo. Cada semana después de la Iglesia (y antes de comer el almuerzo o la cena del domingo), todos deben colgar su ropa o ponerlas en la lavadora. Esto incluye las camisas, faldas, cinturones y calcetines del domingo. Estas disposiciones hará mucho más fácil localizar los artículos necesarios la próxima semana. Tan solo se necesita un calcetín negro o la correa del domingo por la mañana perdida para transformar la casa de un lugar tranquilo a un caos total.

 

 

Simplifica la preparación de la comida del domingo. Para evitar tener que preparar una comida el domingo por la mañana, elija una de las siguientes sugerencias:

 

  1. Haga una comida, un día antes que se pueda doblar y ponerse en el congelador para el domingo.

 

  1. Elige tres o cuatro comidas sencillas, como carne asada y papas en la olla a cocción lenta, que puede ser rotado durante todo el mes y preparado el sábado.

 

  1. Dependiendo de su calendario de reuniones, tener bocadillos cuando llegue a casa y preparar una cena sencilla, caliente después.

 

  1. Utilizar métodos abreviados. Compre enrollados y verduras para microondas, las que se pueden completar con una cazuela tomada del congelador.

 

  1. Esperar menos de las comidas del domingo. No tiene que ser la cena del domingo que preparaba tu abuela cada semana.

 

Haga un horario. Decida cuanto tiempo tomará la actividad cada domingo por la mañana, y cuente desde atrás el tiempo que debe estar bajando del auto para conseguir llegar a tiempo a la Iglesia. Avise a cada miembro de familia a que hora tienen que terminar con una tarea particular. Deje al menos veinte minutos extra para emergencias menores como cuando el bebé  se manchó con su saliva o un vaso de la leche derramada por todas partes del piso.

 

Enseñe a su familia la importancia para estar en la Iglesia a tiempo. Tener una noche de hogar en preparación para el domingo por la mañana. Ejecutar ejercicios en los que todos tienen que encontrar su ropa de domingo y escrituras para un premio. Repetir tantas veces como sea necesario. Cocinar el alimento del domingo como familia y ponerlo en el congelador. Deje al que que está listo primero el domingo por la mañana elegir el sabor del Pop-Tarts para el próximo domingo. De esa manera las expectativas se mantendran altas! Ser creativo y repetir las lecciones con la frecuencia que sea necesaria. Planear una recompensa especial cuando su familia este en su lugar antes de que comience la reunión.

 

Prepárese a lo largo de la semana para la mañana del domingo. Designe un día a la semana para planchar la ropa de domingo y evite el tener que planchar en el último minuto del domingo. Realmente utilice los sábados como “un día en que nos preparamos para el domingo.” Empaque la bolsa de pañales y otros bolsos para la Iglesia durante ese día. Asegúrese de que todo el mundo use champú y tome un baño el Sábado por la noche y tenga su ropa lista. Limpie la cocina el sábado por la noche.

 

Prepare las lecciones y mensajes el domingo anterior. Esto le da tiempo para revisarlos durante toda la semana. Posponer la preparación del mensaje y la lección hasta el domingo es un desastre a punto de suceder.

 

Exitosas rutinas del domingo por la mañana también pueden extenderse a las mañanas de los días de semana, con sus desafíos de encontrar la tarea y embalar almuerzos, y puede transformar, finalmente, de una familia rendida en una organizada.

“Cualquier escenario, en una rutina regular dará a los familiares una sensación de orden y previsibilidad”, dijo Klein. “Llegar a tiempo es uno de los resultados de una rutina familiar que está funcionando bien”.

 

Sin embargo, no se desanime si le toma un par de semanas para que el domingo por la mañana sea más eficaz. La puntualidad en la Iglesia, probablemente no ocurrirá de la noche a la mañana, sobre todo para su familia si ha sido su estado normal durante un tiempo. Siga intentando, y coloque el despertador quince minutos más temprano cada domingo hasta encontrar a su familia en la banca de la Capilla, disfrutando del preludio musical.

 

 

Escrito por Susan Elzey

Fuente: http://ldsliving.com/story/4104-how-to-never-be-late-to-church-again

 

6 Responses to Cómo no llegar tarde a la Iglesia otra vez

  1. Cristian dice:

    Hola hermanos! Si yo y mi familia cuando estaba mi papá siempre nos levantaba muy temprano para alistarno así llegamos temprano a la iglesia y nos sentábamos en la segunda fila estaño eso días.. Saludos

  2. CRISTINA dice:

    QUE BUENOS CONSEJOS NUNCA LLEGUÉ TARDE A LAS REUNIONES SIMPRE EN LA SEMANA TENGO TODO ORDENADO Y NUNCA ME OLVIDO NADA SIEMPRE FUÍ ASÍ GRACIAS HNA KRUSE SOY

  3. Maria Ramos dice:

    Q palabras tan precisas y claras de verdad m ayudan bastante por la forma de explicar cada punto muy importante..Soy de las que si tengo q poner en practica todo esto q es de gran ayuda.

  4. Adriana Cossio dice:

    me encanto, mañana tengo un discurso del día de reposo y voy a compartir estos puntos tan importantes, nunca llego tarde pero si tengo algún tipo de caos antes de salir…… gracias

  5. Soledad Pulido Barrera dice:

    Esos consejos son sabios; el sábado es el día clave para que el domingo sea sagrado desde el momento en que nos levantamos. Este artículo me hizo recordar cuando durante once años mi esposo fue obispo y yo tenía dos niños pequeños a quienes atender; entonces el sábado era el día de lustrar zapatos, planchar ropa, alistar escrituras y maletas y el domingo todo funcionó bien. Así será cuando tengamos que estar preparados para entrar al Reino Celestial, allá no podremos llegar tarde, este es el tiempo de preparación. Me encantó el artículo. Gracias.
    Aunque en este tiempo ya no corro, los buenos hábitos que adquirí cuando mis hijos eran pequeños, quedaron para siempre y nunca llegamos tarde. Me encanta ser miembro de esta Iglesia porque me enseña tantas cosas buenas.

  6. francisco Perez Cruz dice:

    Muy buenos consejos, nuestro obispo siempre nos recuerda la importancia de llegar a tiempo a la Iglesia los domingos a tiempo. Pero e notado que siempre son las mismas familias las que llegan tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2019 Los Mormones. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.