Halloween y los mormones, ¿cómo celebran los SUD el día de las brujas?

octubre 15, 2014 • Acerca de los mormones, Experiencias misionales, fe y esperanza, Jóvenes mormones, Los Mormones • Views: 7979

halloween

¿Los mormones celebran halloween?, fue la pregunta de un amigo en la universidad, él era alguien muy religioso que encontró en mi muro de facebook, una invitación para una fiesta de Halloween de Jóvenes Adultos Solteros. Me sorprendió la curiosidad de mi amigo, y la cara de desconcierto que demostraba. Deseaba responder con calma y de manera correcta su interrogante, mientras que en mi mente solo pensaba con algo de culpa ¿los mormones celebramos halloween?

Le expliqué que en realidad lo de halloween es solo una excusa para reunirnos y bailar, como una fiesta cualquiera, otorgando la oportunidad, especialmente a los jóvenes, de tener la opción de divertirse sanamente en una fiesta de la iglesia a optar por ir a otros lugares. En dichas fiestas de halloween se evitan los clásicos símbolos de obscuridad, muerte y violencia.

– De hecho, empezamos y terminamos con una oración a Dios, los asistentes no usamos máscaras (norma oficial de la iglesia para las actividades), y si van disfrazados, no verás personajes grotescos, a lo mucho hadas, marineros, policías, bomberos, princesas Disney, reyes y reinas. El ambiente tiene una decoración modesta, no se usan luces sicodélicas, y durante toda la fiesta el salón permanece bien iluminado, incluso los asistentes, tanto los que van disfrazados como los que no,  deben vestirse según las normas de la iglesia.

Empecé a notar que su rostro dejaba de mostrar “vergüenza ajena” y empezaba a asimilar mis palabras.

– No hay alcohol. La música es seleccionada por su ritmo y letra. Incluso la fiesta termina antes de las doce de la noche. De ahí, “los chicos buenos” dejan a las chicas en sus casas, para después irse cada uno a la suya. Como verás, en realidad la fiesta de halloween es solo una excusa para reunirnos y divertirnos, pero no hacemos ritos extraños o cosas raras para generar miedo o terror, toda la actividad se desarrolla de acuerdo a las normas de la iglesia, además existen supervisores de la iglesia, líderes locales y parejas de casados asignados que supervisan dichas actividades para que todos los asistentes tengan una buena experiencia.

A partir de lo ocurrido con mi amigo, el tema del halloween y la manera de cómo lo debemos asimilar en la iglesia  me llamó la atención, y es por eso que buscando sobre el tema, me encontré con una revista Ensign de octubre de 1996 (la Liahona pero en inglés), donde se trata de responder acerca de la duda de que si los miembros de la Iglesia de Jesucristo deberíamos celebrar halloween. A pesar de ser un artículo que aparece en una revista oficial de la iglesia, se debe tomar en cuenta que dicho artículo se considera (y lo indica explícitamente) solo como la opinión personal de la autora y no como posición doctrinal u oficial de la iglesia. En realidad la iglesia respeta nuestro albedrío, y muchas veces ante situaciones como esta, siempre se nos suele responder unas líneas del artículo de fe N° 13 “Si hay algo virtuoso o bello, o de buena reputación, o digno de alabanza, a esto aspiramos”.

A continuación el artículo traducido:

Me molestan ciertas actividades asociadas al Halloween. ¿Cómo pueden los padres hacer del Halloween un tiempo divertido y a la vez evitar prácticas y conductas que pueden afligir al Espíritu?

Respuesta de Joyce Kinmont, una maestra visitante del Tercer Barrio Perry, Estaca Willard Utah.

Cuando mi esposo y yo nos unimos a la Iglesia en los primeros años de nuestro matrimonio, sentí una necesidad de mejorar nuestra conducta, incluyendo la forma en que celebrábamos las festividades. Hicimos de la Pascua y de la Navidad  algo más centrado en Cristo. La víspera del año nuevo llegó a ser más orientada a metas. ¿Y Halloween? Halloween fue un desafío.Hemos disfrutado vistiendo a nuestra hija pequeña en un vestuario negro de bruja, su pelo rubio con bastante fijador en toda su cabeza y un pedazo de hielo seco burbujeando  desde su olla. Pero comenzamos a preguntarnos si algunas de las prácticas del Halloween eran agradables ante el Señor, dado que los Santos de los Ultimos Días deben buscar lo que es “virtuoso, bello y de buena reputación” (Artículo de Fe 13)

Al crecer nuestros niños, llegamos a estar crecientemente en dudas de los modelos que les presentábamos. Reconocimos que la representación de la maldad podría ser necesaria al contar una historia, pero que experimentar con la maldad y su apariencia, aún por diversión, podría ser dañino. No quisimos personalizar la maldad animando a nuestros hijos a identificarlo con brujas, aún aquellas hermosas. Ni quisimos animar a nuestros hijos a pretender ser violentos, grotescos o morbosos, o emprender cualquier conducta que pudiera afligir el Espíritu.

Eliminar máscaras y, más bien, vistiendo nuestros hijos como calabazas, robots y vaqueros alivió nuestra preocupación. Frecuentemente he hecho vestuarios que promueven un papel dramático: vestidos de belleza sureña con faldas  o princesas vestidas con colas floreadas. Algunos años ayudamos a hacer el Halloween divertido para otros. Nuestros más memorables Halloween fueron aquellos en los cuales dimos un “trato” –un corto programa de música y poesía presentado a los ancianos, especialmente a aquellos que no tenían familiares cerca de ellos.

Algunos barrios, preocupados acerca de la seguridad del “truco o trato” después de oscurecer, han comenzado a  tener fiesta de Halloween, cenas, o desfiles de vestuarios en sus salones culturales. Otros barrios se reúnen en los estacionamientos, donde los miembros reparten “tratos” desde los autos y juegan juegos.

Cuando nuestros hijos llegaron a ser adolescentes, les desalentamos a participar de callejones de espectros u otras actividades donde los participantes, disfrazados o en mantas de oscuridad, se muestren conducta amenazante o grotesca y pretendan entablar actos violentos que frecuentemente estaban inspirados en escenas de películas violentas. También desanimamos a nuestros hijos a realizar “trucos” maliciosos y de asistir a actividades popularizadas durante Halloween tales como decir la suerte, sesiones de espiritismo o satanismo teatral.

El élder Boyd K. Packer del Quórum de los Doce Apóstoles advirtió de tales actividades cuando le dijo a los hombres y mujeres jóvenes, “Una advertencia: hay un lado oscuro de las cosas espirituales. En un momento de curiosidad o bravuconería temeraria algunos adolescentes han sido tentados a jugar a adorar a Satanás. ¡Nunca hagan eso ustedes! ¡No tienen idea del peligro! ¡Dejen  eso! Y hay otros juegos y actividades imprudentes que están en el lado oscuro. ¡Déjenlas! (Ensign, Mayo 1989)

El Presidente James E. Faust, mientras era miembro del Quórum de los Doce Apóstoles, aconsejó a los Santos de los Ultimos Días a evitar llegar a estar intrigado por Satanás y sus misterios: “Nada bueno puede surgir de estar cerca del mal. Como al jugar con fuego, es demasiado fácil quemarse: “El conocimiento del pecado tentó a su comisión”… El único curso seguro es mantenerse bien distanciado de él y de cualquiera de sus actividades malvadas o prácticas viles. La malicia de la adoración al mal, brujería, hechicería, vuduismo, magia negra y toda otra forma de demonismo deben ser evitadas como la plaga” (Ensign, Nov, 1987)

Hace treinta años el pequeño vestuario de bruja que nuestra hija vistió fue tan modificado de la realidad que ella nunca lo habría identificado con nada verdaderamente malévolo. Pero las cosas son diferentes hoy. Amigos nuestros recientemente se sintieron choqueados y entristecidos cuando al llegar a un jardín de matrimonios encontraron que era una ceremonia oculta. Las experimentaciones de su amado nieto con “el lado oscuro de las cosas espirituales” ya no eran meras curiosidades del Halloween.

Hemos encontrado que no es necesario evitar del todo las festividades del Halloween. Con un poco de planificación, el Halloween puede ser un tiempo de diversión familiar. Al calibrar nuestra conducta por la luz de las escrituras y de la revelación moderna, podemos establecer un ejemplo apropiado para nuestros hijos y otros al dar oído a la admonición del Señor de “echar fuera la oscuridad de nosotros” (D&C 50:25).

Fuente: lds.org

One Response to Halloween y los mormones, ¿cómo celebran los SUD el día de las brujas?

  1. Paulina Ortega dice:

    Me parece bien adecuada esta aclaratoria,ya q siempre hay confusión con respecto a la celebración d halloween,personalmnt creo q se debe tomar bien en cta.el nombre q se le da a una celebración o reunión en la iglesia por esta fecha,gracias amados hermanos,Dios les Bendiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2018 Los Mormones. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.